RODABA LA CINTA

Jhon Florez

Rodaba la cinta y un sismo se asomaba elegante por las grietas de la tarde, mientras una ventisca de color oscuro lloraba por las paredes del tiempo.

Un clavel se convertía en polvo onírico al ver cómo algunos volcanes se alejaban de la represión.

Mil lugares se vuelven fantasmagóricos recuerdos, al no tener dónde refugiarse.

Rodaba la cinta y se escuchaban rumores de luces que coloreaban la nada, que surcaban a unos cuantos pies de altura.

Tosían las montañas cansancios guardados desde su niñez, caían artefactos extraños con fuego en sus labios.

Rodaba la cinta y un torbellino se animaba a pasear por el cemento y, las ventanas de los días, no sentían temor.

Rodaba la cinta y acariciaba a sus vecinos sin ser altruista esta vez. Padecían de miedo aquellos que habían dibujado una realidad. Solo sus ojos podían mirar, se reían las estrellas al ver que todo cambio será aceptado.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Déjanos tu comentario