POESÍA SENSUAL

Roberto Enríquez Izquierdo

 

Rijoso

Ladran mis dedos
y mis ojos aúllan.
Se deleita mi boca
con la sal de tu cuerpo,
y se desliza mi instinto
bajando a tu ombligo.

Convoco a tu sexo
produciendo el deseo
cuando ruge la luna
a la orilla de la noche.
Vierto mi humedad
sobre tu monte que arde
y sobre tus eróticos suspiros.

Mis manos mágicas
recorren tus laberintos
y las curvas inquietas
de tu cuerpo soleado.
Siento tu aliento,
sopla sobre mi boca
y abres tus puertas,
para que penetre el éxtasis.

Te diluiste en mí
entre abrazos de fuego,
flotaste horizontal
sobre mi vertical
y juntos reinventamos
nuestro paraíso.

 

 

Danza entre sábanas blancas

Blonda es tu cabellera, estilizada
con aroma de selva ante el viento.

Rosados son tus labios y en almíbar
que tiembla mi boca solo al verlos.
Mis dedos se fatigan por tu cuerpo
y se derriten mis ojos al mirarte.
Se cargan los bosques de capullos
en un viaje de eterna primavera.

Muslos a la vista, bronceados, serenos,
tu cadera torneada, curvas recortando.
Sin estrías, llenos, vigorosos tus senos
se contraen, se dilatan ansiosas mis pupilas.

Brotó la pasión en tu cuerpo, en tus manos
acariciando mí pecho, negro terciopelo.
Volátiles mis palabras llegaron a tu oído
y en cálida ternura te transporté al cielo.

Sentí tu fragancia, en suspiros, en versos
con fiebre de danza entre sábanas blancas.
Dibujaron mis manos un gozo ondulante
y tu dulce placer alimentó mis venas.

 

De púrpura se enciende
tu rostro

Cuando llegas a mí toda oscuridad se aparta
porque eres el alma que despierta mi alegría.
Agua que alegre viajas germinando corazones.

Al verme, de púrpura, se enciende tu rostro,
se abriga tu sangre al calor de mis manos
y tiembla tu cuerpo al tacto de mis dedos.

Tus labios rendidos bajo mi boca ardiente,
crujen nuestros cuerpos entre cálidos besos
entre tiernas caricias, suavidad en tus senos.

Mis labios inquietos acarician tu ombligo,
mis manos se mueven al son del asombro
despertando en mí, todos mis antojos.

 

 

Incendio

Mis poros se dilatan,
tus manos pasean por mi pecho
y tu abundante cabellera
se desliza por mi piel.

Viajeros son tus ojos
buscando mi mirada,
mientras mis labios ansiosos
recorren tu cuerpo sinuoso
libando el néctar de tu manzana.

Mi tacto en movimiento
calienta tu piel
es dueño heredero de la pasión.
Suave se desliza
por tu cuerpo desnudo
y degustas en silencio
uno a uno mis dedos.

 

 

Más allá del deseo

Clausuró el día sus ojos
y regresó en sus pasos;
como agua cristalina
danzando en sus caderas.

Era elástico su cuerpo
y de esplendores lleno.
Lancé sin espera
mis acuáticos besos
y afiné mi tacto
más allá del deseo.

Deshojé las flores
del jardín de su alma,
fabricando un nido
con ramas de ternura.

Ella era una playa
visitada por mis olas.
Entre sábanas blancas
dimos paso a la aurora.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

2 comentarios en «Poesía sensual»

Responder a Dora Xiomara Dorado Henriquez Cancelar respuesta