VERSOS CAUTOS

Samir Ortiz Altamiranda

 

F L O R    E N    M A Y O

Si me naces en el pecho como flor en mayo, tierna y fuerte.

Si te recreas en mi imaginario como un ave endémica.

Serás suspiro profundo y armonioso.

 

Susurro del viento prominente del mar por el río.

Eres un paraje desconocido, una maravilla hecha carne.

El camino a tu universo son las palabras.

 

Si de alguna manera te encuentro.

Hechiza mis delirios, mis demonios más podridos, duérmelos.

Siembra en mi cuerpo los sentires más vírgenes de todos tus tiempos.

Para ser bullicio o encanto del pueblo.

La marca de Dios un espiral entretejido de amor.

Un árbol frondoso y risueño con raíces grandes.

Conectado con la verdadera esencia del mundo.

 

Un beso metafísico, un enigma, un amor prodigio.

Una flor en mayo que amanece llena de paz.

Para dar vida con los cabellos del sol.

Entre las hojas secas del mismo árbol nacen nuevos retoños.

 

 

S O L S T I C I O    A Z U L

 

Recorro destinos fútiles para el común.

Por caminos de polvo y humo.

Experimento y me consagro.

En la contienda del amor y las letras.

Soy temerario de la locura.

Sepulto mi misterio.

Mientras desangra la tinta en el papel.

Con el vivo recuerdo de las cosas que amo.

Incalculable mi bohemia.

Viajando…

Escondo mi mirada tras estos lentes para ver a lo lejos.

Que parecen gafas de sol.

A mis pies hojas de árboles.

Perdidas por las calles de un pueblo viejo.

Observo los detalles de la gente.

Pienso en la avaricia del mundo y el optimismo a la paz.

Aquí, madrugo con la clandestinidad de mi juventud.

Alimento pájaros con las migajas de un pan agrio.

Leo los titulares del periódico.

¿Quién sabe a dónde iremos a parar?

Con tanta necesidad e injusticia.

Tantos recuerdos y anhelos.

Con torpeza, muevo las manecillas del reloj.

Ya sé bien que al dios Cronos nadie le engaña.

Aquí en mis yagas se congela el dolor.

De estos tiempos en que flaquea mi humanidad.

Para un romántico el amor rojo, pero para mí todo se hace de hielo.

Si desisto, piénsame un día de sol con lluvia.

Porque fui un solsticio azul.

 

 

I N T Ú Y E M E

 

He ido varias noches a tu vacío.

Te he husmeado como si buscara un secreto en un baúl.

No hallé mucho…

En la distancia las palabras.

Perdieron poder, dominio y deseo.

Mi cuerpo mojado al pie del amanecer.

Reposa…

Ven, cítame en comillas un verso libre.

Y declama como si en verdad añoraras mi tiempo.

Vaga en este ser que cosecha rimas de tus dejos.

Ve a ver el montón de poemas sueltos de cordura.

Que hice sin saber pero que llevan tu nombre.

Intúyeme…

El café que saboreas es el orgasmo perdido de aquellos días.

Aquellos tiempos en que ninguno de los dos sabía lo que quería.

 

 

A N C E S T R A L

 

Enredada en el viento.

Se acerca un ave triste.

Desciende lentamente.

Con sutileza, en silencio y con fuerza.

Reposa en las ruinas de su nido.

Su castillo, su imperio.

Observa con detenimiento.

Los detalles y se mira.

Abrigada por las vibraciones de su cuerpo.

En medio del sigilo exclama:

¡Mis monumentales alas… benditas ellas que resisten tanto!

Acabada…

Evoca un canto antiguo desde lo más hondo de sus entrañas.

Y un vendaval de plumas muertas se alborota.

Milagrosamente se renueva.

Y surge un ser indeleble.

Repleta de luz y furor.

 

Extiende su alma y emprende el vuelo.

Sus alas brillan nuevamente.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando...

15 comentarios en «Versos cautos»

  1. Wilmer Amauri Gallo Castro

    Intúyeme me pareció demasiado hermoso sentí un poco de nostalgia al leerlo y me transportó a otro lugar definitivamente una prosa muy rica y de cierta manera mágica felicidades!!

  2. Leer cada letra y trasladarse a cada línea descrita es magnífico. Un gran trabajo logrado. No había tenido la dicha de leer algunos de tus textos poéticos, ahora que lo hice me encantaron.

  3. Fascinante. El lenguaje utilizado en cada uno de los poemas es realmente bello, lo que resulto muy placentero de leer. Definitivamente «Intúyeme» logró atraparme un poco más que los demás, un gran trabajo. Felicidades.

Déjanos tu comentario