MI GENERACIÓN

Irene Tapias

A Lenys Fuentes, por nuestras conversaciones en el rincón

 

Vengo de una generación perdida

Nuestros padres nacieron cuando empezaba la guerra

Crecimos viendo a los mayores abandonando todo

Como actores dejando sus almas

 tras bambalinas antes de la función

para que las luces no alumbraran sus dolores

Allí, en el escenario se fumaban la vida

En la pipa que nunca se apaga, la esperanza

 

El público ha sido un montón de sombras solas

Sus aplausos una lluvia de mentiras

Y así, han venido

De escenario en escenario

Huyendo a la muerte

Gran sombra que entra por la izquierda o la derecha

 

Así han venido, cargando los años

Nos forjaron quimeras en aquel presente

Siendo niños aprendimos que el odio y el amor florecen

En el mismo huerto

Aprendimos que entre humanos somos iguales

Pero no tanto

Aprendimos que el saber y el tener son verbos

Pero se conjugan distinto

Según sea el individuo o el punto cardinal donde se ubique

 

En la escuela, el profesor Pérez

Repetía “ustedes son el futuro de la patria”

Hoy hemos crecido

Somos dueños de un presente confuso

Repleto de círculos infranqueables, quizá

Herederos de una patria rota

Mi generación, este montón de adultos

Siembra esperanzas a tientas en medio del humo

Porque todos los días el telón se abre.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, promedio: 4,90 de 5)
Cargando...

11 comentarios en «Mi generación»

  1. Javier Quiñonez Quiroz

    Se puede percibir un halo gris en cada línea. El tiempo lineal hace que el presente y el futuro sean un mismo punto, se cree avanzar pero realmente se está inmóvil. Una excelente descripción de las generaciones macondianas.

  2. «No sabemos que hay más allá, no sabemos que hay detrás de la capa de humo, no sabemos que después de la muerte; pero sabemos que hay después de la guerra, más dolor, desolación, almas rotas y, generaciones llenas de incertidumbre»

    Me encantaron sus palabras profe Irene.

  3. Así como la muerte viaja por la vida tratando de alcanzarla, el odio busca al amor hasta encontrarlo en un lugar donde crece la esperanza. Felicitaciones, tu poema nos lleva a la reflexión.

Responder a M. Yedenira Cid Cancelar respuesta