QUÉ CAMBIARÍA DE TI

Ramiro De la Espriella

 

ME EQUIVOQUÉ 

Me equivoqué 

no eras la mujer de mis sueños, 

sabía que no íbamos a tener 

carrozas haladas por caballos alados 

que corretearan por nuestras praderas 

y tomados de la mano 

camináramos por los senderos florecidos 

de nuestro hermoso castillo. 

Me equivoqué 

no eras la mujer de mis sueños, 

el hada se ausentó de este encuentro idílico, 

la sangre nunca fue azul, 

no hubo un ejército para ordenar, 

ni cuadrigas con aurigas de sonrisas áureas 

andando en esas praderas inmensas. 

Nuestro cuento de hadas  

es este romance infinito 

y tomados de la mano por el parque lineal 

discutimos nuestras batallas 

plenas de amor 

cuerpo a cuerpo, beso a beso, labio a labio, 

son nuestros corceles alados 

las libélulas encantadas, 

son nuestros carruajes reales 

aquellas barcazas 

que nos transportan por un cable 

al otro lado del río, 

esta sangre, aunque roja 

llena los raudales de nuestras venas 

y prorrumpen inundando los corazones 

que quieren estallar aprisionados en el pecho 

al latir incesante el uno para el otro, 

eres la reina de mi mundo interno 

y yo tu caballero armado de ilusiones, 

son las estrellas nuestros faroles 

que alumbran el camino de los sueños. 

Está bien lo admito.  Me equivoqué. 

No eras la mujer de mis sueños 

eres la mujer que yo amo. 

 

 

EGOÍSMO 

No me haces falta mujer, 

solo me di cuenta de tu ausencia 

porque encontré desordenados los recuerdos 

en los rincones de mi fría habitación 

y al partir, quiero ser egoísta, 

de mí no te llevarás nada 

devuélveme uno a uno los te amo, 

los suspiros regados en la almohada, 

las caricias que circundé en tu cuerpo, 

los amaneceres, los abrazos, los gemidos, 

los besos apasionados de mis labios, 

ni un orgasmo te mereces 

devuélvelos todos, los quiero aquí y ahora. 

es más, seré benévolo 

permitiré que te lleves mi soledad 

y estas ansias tan inmensas de amarte. 

¡He dicho! 

 

 

QUÉ CAMBIARÍA DE TI 

He estrellado mi mirada  

en tus ojos bellos, 

he libado tus labios beso a beso, 

he escanciado tu corazón 

hasta el último te quiero, 

he recorrido orgasmo a orgasmo 

los recovecos de tu cuerpo, 

y aún me preguntas 

qué cambiaría de ti 

poesía infinita de mis desvelos, 

después de pensar mucho mi cielo 

ante tanta vacilación 

pienso en imposible deseo 

regalarte mis ojos 

para que me mires como yo te veo. 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

2 comentarios en «Qué cambiaría de ti»

Responder a Andrea Barrios Cancelar respuesta