MÁS ALLÁ DE LA IMAGEN EN EL ESPEJO

Nilsa Peñaloza González

Más allá de la imagen reflejada en el espejo, está la verdadera esencia de quién soy. Delineada por el sutil y mágico pincel del creador de creadores. Soy de todas partes y de ningún lado y, aun así, mirando el retrovisor, recuerdo con dulzura las calles de un pequeño pueblo con enormes piedras, donde solía jugar a las escondidas; también era habitual en las mañanas soleadas, corretear de jardín en jardín coloridas mariposas que coqueteaban con las variadas flores.

Hoy me llena de nostalgia recordar esta hermosa tierra de campos surcados de blancos algodonales, de palma de aceite y calles cubiertas de innumerables granos de café, patrullados por humildes campesinos que ansiosamente esperaban la sonrisa del sol para secar sus cosechas.

Capital agroindustrial de Colombia, tierra de guitarras que gustosamente me vio nacer aquel 30 de noviembre en el año en que la ciencia le ganó una batalla a la infertilidad, regalándole la esperanza de ser padres a quienes la naturaleza se lo había negado.

Pueblo de mis entrañas que amablemente acogiste a mis padres y en el cual germinó esta semilla, fruto del apasionado amor que sentían el uno por el otro.

Pero, así como el marinero deja un amor en cada puerto, así, tal vez con el corazón roto y la esperanza de algún día volver a verte, partí sin mirar atrás y sin tiquete de regreso.

El tren se detuvo en otros campos coloridos de verdes y dorados arrozales, sorgo y variedad de cultivos, entre ellos, árboles frutales bañados por finas venas emanadas del río Ranchería.

Estrella de la Guajira, cuántos recuerdos vividos en cada rincón de mi alma me conducen a dar una mirada a mi dulce e inocente infancia, donde corría por interminables surcos de sembrados de tabacos, y aún conservo el perenne recuerdo de las manos de mi madre, ásperas, pegajosas, teñidas de negro e impregnadas del aroma del tabaco fresco que ella cortaba, uno de sus tantos oficios; mujer trabajadora y virtuosa de quien heredé el carácter fuerte e inquebrantable que me caracteriza.

Dotada de esa extraordinaria belleza que va más allá de la imagen reflejada ante el espejo. Dócil, de mente inquieta y curiosa, derrochadora de generosidad, pero también indomable. En las relaciones sociales acostumbro manejarme con una sinceridad tan brutal y en ocasiones carente de delicadeza, lo que me ha traído algunas dificultades para encajar en una sociedad que pretende vivir de apariencias ilusorias. Estas peculiaridades innatas han sido ofrendadas por sagitario. Todos los días lucho por dominarlas.

En situaciones de injusticias e imposiciones, el mal genio le gana partida a mi serena y tranquila templanza. Respetuosa de los pensamientos y opiniones de los demás, comprendo y valoro la diversidad humana en todo su esplendor.

Como abeja obrera he crecido trabajando por la consecución de mis sueños y el logro de mis metas, aun en medio de fuertes vientos y mareas. Así como el sol se cae todas las tardes y nuevamente al amanecer se levanta, de igual forma me impongo ante las dificultades. Con defectos y virtudes que me muestran cada día lo humana que soy. Gladiadora de grandes batallas en los caminos escabrosos y llenos de espinas que se intercalan en los peldaños del éxito.  

Con humildad reconozco que no soy más que una marioneta movida por la mano de Dios y temerosa de ser arrebatada por el viento y encontrarme en medio de la nada sin su protección.

Me declaro amante de la música, la poesía y, de la sencillez de las pequeñas cosas de la vida. Bromeo con facilidad a pesar de mi evidente timidez, generando un ambiente cálido y de confianza.

Mi infinito espíritu de lucha es como aquel solitario y poco agraciado árbol de peruétano, esa hermosa ave fénix de la flora de mi hermosa tierra Guajira, aparentemente debilucho, que con fervor revive de sus cenizas, dispuesto a florecer y dar frutos donde grandes y frondosos árboles han sido devorados por el desgarrador fuego que ocasiona los incendios forestales.

Más allá de la imagen en el espejo, soy quien soy, la dama que día a día lucha por ser mejor ser humano que ayer.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 4,14 de 5)
Cargando...

11 comentarios en «Más allá de la imagen en el espejo»

  1. Excelente escrito, llevaste un recorrido muy creativo de tu esencia y tu historia. No sabia que te origino la mecánica artificial jejejeje, pero aun así una gran persona te caracteriza por tu sencillez y la manera aplomada de vivir la vida. ¡¡ Felicidades Nilsa!!

      1. Nilsa, ¡hermoso!Me fascinó cómo trabajaste la profundidad del ser más allá de la superficie helada del espejo. Me conecté con tu estilo, tus descripciones muy propias y, además, con todo lo sagitariano (también nací el 30 de noviembre).Te felicito.

Responder a Nilsa Peñaloza Cancelar respuesta