EL POETA DEL CAMINO

Rosendo Romero Ospino

 

A LA PINTORA YARIME LOBO BAUTE

Había cierta pereza en las nubes

Viajaban lentas

Quizás el viento a veces no sacude

Van dos tardes de tormentas

De pronto sobre la piel de los heliotropos

 Empezó a caer un roció

El sol mostró su rostro

Y un arco iris majestuoso

Emergió de la música del rio

Abrí la ventana del cuarto mío

Para ver mejor

Al impresionante coloso

Y tuve una visión

No miento

Vi una mujer de nube y viento

Que afanosamente y a discreción

Recogía en una canasta hecha de agua

Colores del arco iris

Rayos de sol y nubes inmaculadas

Con algún gris nubarrón

Me acordé de mi amiga Yarime

Ella pinta y pinta murales y adoquines

Tucanes, loros y colibríes danzarines

El Puente de Hurtado en su policromía

Es un acordeón

Ella entra y sale del color

Cual pájaro carpintero

De su palacio en un tronco seco

Yarime escurre la punta de su dedo

Y sobre la tela surgen frescos

Búhos, fresas y un león sobre un cerro

Mi asombro le concedo

Y no he visto la noche en su vuelo

Para ella Valledupar es un enorme lienzo

Gusta viajar por un caracol de colores

Ribeteando el sol en las alas de una mariposa

La poetisa del pincel pintando goza

Su óptica es un prisma que convierte su mirada

En estrella luminosa

¡De pronto!

¡Dios mío! ¿No lo puedo creer?

No sé quién lo dijo, pero es verdad

Los pensamientos asaltan

La angustia machetea mi ser

Alguien me preguntó:

—¿Qué pasa?

—Acabo de ver a Yarime en las nubes

Recibía colores del arco iris

¡Aja! Y ¿Qué? Tú sabes escribidor de versos

Que ella se cuelga de las mochilas de los turpiales

Le rasca las escamas a los peces y sardinas

En la panza cristalina del río Guatapurí ¡Bien lo sabes!

Pasa y las cotorras le arman un tropel

Y si ella va a pintar la sirena, el Cañaguate dice que si

¿Cuál es el problema?

Que el arco iris la tomó para Él.

 

 

LOS NIÑOS POBRES DE SURAMÉRICA

 Son ojos de ranura

En chozas de Tabla y cartón

Hijos de la amargura

En cruel desnutrición

Clavelitos y margaritas de tugurios

Niñas nacidas para la violación

Con embarazos prematuros

Cadenas de eslabón en eslabón

Niños harapientos

Niños descalzos

Niños enfermos

Niños de brazos

Niños pipones

Niños de la calle

Niños llorones

Niños de nadie

Niños maltratados

Niños con secuelas

Niños robados

Niños sin escuelas

Niños pordioseros

Niños trabajando

Niños en el encierro

Niños llorando

Niños vendidos

Muriendo de hambre

Niños del olvido

Niños con calambre

 

¡Hay Dios! ¡Dios!

Son los pobres niños pobres de Suramérica.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando...

2 comentarios en «El poeta del camino»

  1. El poeta del camino, igual de bueno como poeta, pues lo conozco como compositor de lindas letras de canciones. Pero componer, es lo suyo. Felicitaciones Poeta.

Responder a Nilsa peñaloza Cancelar respuesta