OJOS AL VUELO

Paula Bucheli

 

Largas Noches Mías

Tu cuerpo, tendido en el lecho de rosas de fuego

Y el acolchado pecho que sirvióme de cama,

En el que soñé, sin querer despertar jamás…

Perdiéndome, entre tu piel ardiente

Y tú, escondiéndote, en esa blancura mía

“¡como leche!”, dijiste…

Y entonces, volviéronse a inundar de besos

                              Nuestros seres, nuestras noches.

 

“¡No te vayas más!”

Salió en un momento, de mí, como súplica;

y una promesa, poco creíble, de no volverlo a hacer,

                                                                                           dijiste.

 

Todo pasó, todo continuó…

y seguí amándote, en todas mis noches,

en el abrazo cruel de las madrugadas

que, sin ti, me sorprendieron.

 

 

Parca

En esta noche oscura,

                    madrugada que no acaba

busqué afanosamente

el rayo cálido,

                    reverdecido

de tu mirada mágicamente parca.

 

Como piedra zodiacal

figura el enigma de tus ojos

                            ante el universo,

que desnudan constelaciones

y elucubran en mi cabeza.

 

Sin tu mirada, mi café no rebosa

                            su enviciante aroma,

                                                            amigo.

Ahora,

llévame en uno de tus viajes,

                                                             compañero.­

 

 

Silencio Sostenido

Aguárdame en la longitud oceánica

de tus brazos volcánicos:

          porción de vida

          que has cultivado para mí.

 

Vamos libertario,

rompe tu locura solitaria,

          conspira conmigo…

burlesque es el mundo imberbe

          que juega como torbellino

            de nuestras vidas…

 

Tu corazón no es tan oscuro

    como para no ser cuidado.

 

 

Ojos al vuelo

Báñame con el agua fresca,

    rebosante

de tu gruta fértil.

 

Hurgar, perderme en tu boca…

morir oyendo mi nombre

          retumbar en tu voz viril

                                 y veraniega.

 

Ver tus ojos salir…

          encontrarse con los míos

                    que ya habían alzado

                                              el vuelo.

 

Y contonear las alas

    al ritmo vívido de nuestra

                                    libertad.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Déjanos tu comentario