¿LAS LETRAS… COMO UN TINTO?

Nidia Cavadía Martínez

Existe un cuento popular italiano, de esos que nos contaron nuestros padres en la infancia; se trata de un rey quien desheredara y desterrara a una de sus tres hijas, debido a que cuando él le preguntó cuánto lo amaba, ella le respondió que lo amaba más que a la sal. Su majestad se enojó porque entendió que el amor de ella hacia él no era tan grande, peor aún, era insignificante, porque la sal ha sido la especia más rudimentaria en cualquier cocina.

Parodiando ese cuento, quiero referirme a las letras y al acto de escribir, como la sal de la historia, para que los queramos tanto como a un tinto, en algunos países es conocida esta deliciosa bebida como café.

Si a ustedes el tinto les parece poco e insignificante como la sal al rey, puede ser que estén equivocados, casi estoy segura que compartirán mi pensamiento después de exponer el valor que esta bebida tiene.

Un café no cuesta mucho, te lo pueden hasta regalar, te lo ofrece un amigo, un vecino y también un desconocido. Si echamos un vistazo a la historia de este grano de oro tostado nos encontramos que es el principal producto de exportación de Colombia y por qué no decirlo, uno de los más excelsos en el mundo; además, en muchos países se tiene por costumbre que al levantarse se debe tomar un tinto antes de comenzar la faena diaria. Usted puede pasar un día sin comer, pero no sin beber ese anhelado café y si por alguna razón no lo llegara a tomar durante la jornada, seguro no se acostará sin hacerlo y entonces exclamará: ¡Ah… por fin el tinto que no me había podido tomar!

Si usted llega a la casa de alguien y de repente le llega el aroma a café, de inmediato la respuesta al estímulo es: Regáleme uno, o quizás emita una astuta petición diciendo: ¡Cómo huele a rico tinto! En fin, no se aleja si antes no se deleita con tan apetecida bebida.

Y es que, tomar una taza de café tiene un significado emocional y un valor cultural con sabor a Patria, con sabor a tierra natal, nos recuerda a la infancia, la familia, los parientes, los viejos amigos, y hasta a los amores del ayer, nos recuerda la vida entera.

Por las anteriores razones, ese tinto de precio tan asequible, por su inmenso valor cultural, porque despierta nuestras emociones, es que nos hace muy feliz degustarlo y nos satisface tanto o más que una suculenta comida, creo.

Insto a todos los amantes de la literatura a querer a las letras y al acto de escribir tanto como el café que nos llena el alma, a que sea nuestro primer pensamiento diario, nuestra prioridad, no nos acostemos sin leer o escribir y, cuando nos llegue la soledad sea cómplice de la escritura. Enhebremos las letras para parir los escritos como hijos, debe ser lo primero que nos despierte o lo último que nos haga cerrar los ojos, no escatimemos esfuerzos para que esa práctica siga creciendo, busquemos adonde vayamos la musa de la producción e inspiración. Cuando el rey de la historia se dio cuenta que no podía consumir su plato favorito preparado sin sal por su hija, comprendió entonces que podía comer sin vino y sin pan, pero no sin sal, entendiendo el inmenso valor de la sal y el enorme amor que su hija le expresara.

Hay que asimilar que el don de la escritura está en nosotros y las letras la herramienta simple como la sal, pero grande y constructora de sueños como el café las que nos darán el resultado anhelado; queramos con ese inmenso amor como queremos ese tinto en la mañana, en la tarde o a la hora que nos apetezca, a las letras y el acto de escribir.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (18 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando...

22 comentarios en «¿Las letras… como un tinto?»

  1. Lectura con aroma de café, que lindo despertar por las mañanas y encontrarse con un texto que te recuerde dos placeres cotidianos del diario vivir, Nidia que buena mezcla.
    Un abrzo

    1. Alicia del. Carmen López guGuerre.

      Son muy buenas las comparaciones café, sal y letras . El café nos llena el alma de orgullo, la sal el mejor adobante pero las letras son constructoras de buenas historias, nos colocan los nombres y nos hacen sumergir en mundos fantásticos. Yo los llamaría .Casale.

  2. Totalmente de acuerdo mi amiga Nidia Cavadia! Además el tinto es el primer paso para entablar una gran amistad
    Gracias por tan hermosa observación que jamás había analizado !!
    Tu amigo Adalberto Camargo-
    Desde Distraccion la Guajira Colombia.

  3. Ana Esther Riaño Herrera

    Nidia, la vida es eso, el imborrable olor a café, tomado al lado de la lectura de un buen libro.
    Adelante mi querida escritora, hay que construir detrás de un lápiz, un papel y una coherente memoria como la tuya.
    Abrazos.

  4. Café y lectura, lectura y café deliciosa combinación. Ambos nos remontan a recuerdos agradables del ayer. Cómo cuando nos sentabamos a la orilla del fogón de leña de la abuelita a tomar café y a deleitarnos; con esas historias ciertas o imaginadas como cuando leemos un buen libro o un buen texto como el tuyo. Felicitaciones amiga.
    Mare Zapata

  5. Mi escritora favorita excelente artículo, la felicito, me transportó al pasado cuando yo era niña el primer tinto lo disfrutaba con mí abuela. La comparación sal y café, la sal te da el sabor, y el café deleita su sabor dos elementos necesarios para un buen Colombiano

  6. Felicitaciones mi querida escritora por el excelente artículo, teniendo en cuenta dos elementos fundamentales, la sal pone el sabor y el café se deleita su sabor

  7. Luis Ivan Velasco Quintero.

    Felicitaciones. Un escrito maravilloso, nos hace saber la importancia de la sal en nuestra vida y del exquisito aroma de café para nuestro pueblo Colombiano. Un abrazote. Dios te regale sabiduría.

  8. Buenas tardes, no puedo dejar pasar el día sin decirles a todos los que leyeron » Las letras… cómo el tinto» que gracias por sus alentadores mensajes, me instan a continuar en este placentero acto con las letras. ¡Bendiciones!

    1. I liked it, despite not being a lover of red wine, the writing makes me want to drink it; I had never heard the comparison of salt, perhaps due to the fact that it is the most elementary and basic thing in the kitchen, it refers to the fact that this person is fundamental in his life and without it he cannot function, just as coffee is for many in their daily lives.

    2. Berta Brito: Claro que sí ahí estás tú pintadita.me gustó mucho reflejaste a través de una comparación (recurso literario) entre lo delicioso y amañador tinto y la importancia y el gran aporte de la lectura y la literatura en nuestra formación cultural.
      Por un lado el delicioso tinto que no cuesta nada adquirirlo y por el otro el enriquecedor valor de la literatura.
      Que por cierto como el tinto también amaña, apasiona y vicia para quienes le gusta leer que no es todo un universo lamentablemente.

Déjanos tu comentario