LAS VOCES INoCENTES

Sonia Janeth López

 

LA VIDA

¿Qué es la vida?

La vida es el comienzo

De tu propia historia,

Es levantarse cada día

Con la fe puesta en ti mismo.

Es creer que somos y que podemos llegar a ser,

Es crecer a lo largo del camino,

No en la perfección, pero si en el intento por lograrlo.

La vida es una oportunidad,

Que solo se da una vez

Está en ti saberla aprovechar,

La vida es la belleza y la grandeza, de tu alma.

La vida es tu sueño,

Solo está en ti,

Hacerlo realidad.

La vida es el ayer, el hoy y el mañana,

El ayer para vivir de lo aprendido,

El hoy para practicar lo aprendido,

Y el mañana para esperar aprender más.

La vida es el misterio,

Que guardas en tu ser,

Debes descubrirlo.

Nunca te limites, ha no buscar en tu interior,

Lo que está oculto

Quizá tu mismo destino te dé esa sorpresa.

La vida es el amor que se da, que se recibe y que se pierde.

La vida es caminar,

Por el parque, respirando el aire puro de cada mañana,

Es el sol que te abriga,

La lluvia que moja tu cuerpo, la brisa que golpea tu rostro.

La vida es el cielo, la luna, las estrellas, el ancho mar,

La pacha mama que te acogió en sus brazos,

Prestándote un poquito de su majestuosidad.

La vida es pasar los años dejando huella,

Para que tu legado no muera,

Mas quede en las generaciones que vendrán.

Nunca permitas que la vida,

Te pase por encima,

Sin haberlo por lo menos intentado.

La vida es un compromiso,

Entre dios, tú y tu conciencia,

De ti depende cómo quieres vivirla.

La vida es brindar tu mano amiga, a quién lo necesita,

No esperando recibir nada a cambio,

Ello te hará sentir orgulloso,

Contigo mismo y con los demás.

Nadie tiene derecho a quitar la vida,

A destruir los sueños,

A silenciar tu voz

A dañar tu integridad,

Porque la vida es una sola,

Y nos pertenece.

 

 

AMOR PROHIBIDO

(Elmin)

No sé si sabes lo que ignora tu piel,

Lo que enciende un beso y provoca una caricia.

El amor es amor más el tiempo y sus prisas,

Pasa y pasando con su afán de malicia.

 

(Sonia)

Si aun estando en otro lecho,

Solo puedo compartir tu abrigo.

Más de la locura del deseo,

Vaga mi cuerpo solitario.

 

Cual silenciosa noche,

Acaricio la luna en mi ventana.

Contemplo la estrella fugaz,

Que miro tu amor pasar.

 

(Elmin)

Detente y calma,

Con tu amor prohibido.

Esta sed temprana,

En tu caudal de río.

 

(Sonia)

Déjame ser tu confidente,

Que solo tú y yo seamos testigos.

De este amor desenfrenado.

 

 

ALGÚN DÍA

Abro mis ojos,

Miro todo a mi alrededor

Inquieta me pregunto,

En qué momento cambió todo,

En qué momento la libertad

Se convirtió en cautiverio.

Si hasta ayer solíamos,

Andar libres como aquella

Mariposa que vate sus alas,

En busca de las más frescas flores, dejando entre ver sus bellos colores.

¿Cuando? ¿En qué momento,

Dejamos de ver los niños

Felices jugar en los parques?

Las parejas de la mano,

Paseando por las calles

Empedradas como aquellos

Amores de antaño.

El mar meneando sus olas,

Familias en la playa, haciendo sus castillos de arena y tomando el radiante

Sol que la naturaleza,

Amablemente les prestó.

En qué momento,

Mirar hacia atrás me hace diferente

Sin distinguir las miradas,

Porque aquella máscara

Es ahora la identidad.

Solo nos toca esperar,

Que algún día no muy lejano,

Como mariposas abramos

Nuevamente las alas y

Volvamos a volar,

En busca de una libertad que tan sólo es nuestra.

¡Algún día! Nuestro cielo gris se convertirá en un,

Hermoso cielo azul resplandeciente,

Nuestro mar bravío calmara su furia,

Para regalarnos la quietud de su inmensidad,

Nuestra Pacha Mama,

Abrazara nuevamente a sus

hijos,

Y aquel mostro contaminante habrá sido derrotado, por la sabiduría y la hermandad.

 

LAS VOCES DEL SILENCIO

Niños inocentes

Que inundan las calles

Llenos de temor y fatiga

Reunidos en los semáforos

Esperando ser atendidos

Por aquel transeúnte

Que pasa indiferente

Ante su mirada inocente

Presos de un mundo oscuro

Explotados sin razón alguna

Una franela en sus manos

Unos dulces tal vez

Con el ánimo de vender

Sin derecho a reproches

Ni huelga ni reclamos

Porque detrás de aquel oscuro mundo, de olvido

Hay un mundo de hambre, pobreza y mendicidad

Pocos serán salvados de las garras de las fieras

Muchos serán ignorados

Así pasaron los días,

Sin derecho al juego, a la educación, al calor de hogar, y a su propia libertad

Crecerán con una mente vacía, no de inteligencia pero sí de inconciencia

De aquellos que un día

Los trajeron a este mundo oscuro que jamás lo pidieron.

Deambula en las calles

Reflejando en su mirada

El grito del olvido, del dolor y la impotencia,

En las voces del silencio.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

2 comentarios en «Las voces del silencio»

Déjanos tu comentario