ESPERANZA

Luzmila Marulanda

 

Evolución

¿Qué quieres ahora saber?

¿De paz, armonía o amor?

¿De ti, la humanidad o el Ser?

¿Comprendes la palabra INMENSIDAD?

Tal vez la comprendas cuando sientas plenitud en tu espíritu.

La búsqueda es una salida hacia lo desconocido,

pero no por eso, no es que no exista.

¡Camina!

El que busca encuentra y el que encuentra y no comparta,

explota por falta del fluir.

Tesoros escondidos en la profundidad del espíritu,

que abogan por liberación y destrucción, de las ataduras que los aprisionan

en el sótano de la ignorancia.

Caminar sin rumbo no es la misión.

Andar con fe, esperanza y amor

son las luces que deben guiar esta peregrinación;

no es el tiempo; sí, la misión,

lo que hagas en él para tu evolución.

¡Avanza!

Solo así llegas a tu realización.

¡Paz y Amor son las armas de la evolución!

 

 

¡Cree en ti!

Escucha a tu Ser interior.

Él habla a través de señales y acciones.

Ábrete a todo lo que tu espíritu percibe.

Permite que te guíe por las brumas

de la ilusión y la pasión

que este mundo guarda para tu confusión.

No permitas rendirte por la desilusión

al no encontrar la ruta hacia tu realización, recuerda:

Hay temor, duda y desorientación

cuando no existe fe, esperanza ni perdón

en el espíritu del que busca, sino tan solo razón.

Corre la piedra que obstruye el fluir de tu sabiduría interna.

Déjate llevar por su impetuoso raudal de luz, paz y amor,

que te conducirá al encuentro de la armonía universal, donde descansarás

porque has encontrado el inicio de tu esencia y con ello la calma y la paz

que anhelas con todo tu corazón.

 

 

Soledad

¡Bendita soledad que en ti me refugio para encontrar mi identidad!

Eres la inmensidad en la cual mi espíritu se goza,

para fluir gloriosa

y de manera poderosa.

Tú me inspiras me acompañas y me llenas de mí.

Eres placer,

tenencia y poder;

a través de ti me disfruto,

me encuentro y hasta me oculto

de todo aquello que en la vida no me da fruto.

Eres por mí anhelada,

nada de fría ni helada,

solo eres mi gran amiga y morada.

Qué feliz tenerte entre el bullicio y el ocio,

que como plaga de mi esencia yo acoso.

¡Mentiras!, dirás por lo que expreso

¡Solamente intenta vivir en mi compañía y verás qué delicioso!

Quiero ser tu amiga y compañera

en los momentos tristes y dichosos.

 

 

Esperanza

Esperanza que mi camino iluminas,

a ti me apego como mi fiel amiga,

te busco cual la sangre a la herida,

como camino, no como huida.

A ti acudo y me refugio,

en la incertidumbre de mi búsqueda y razón;

quisiera me acompañaras en esta misión,

para que las tinieblas de la duda y desorientación,

se desvanezcan ante tu presencia de luz, paz y amor.

Caminar sin ti en mi corazón,

es como andar sin saber en qué dirección;

marchar para solo hacer círculos a mi alrededor,

no es la línea que conduce al amado sol

que me llena de alegría y pura iluminación.

Sin ti, no alcanzo a vislumbrar la estrella de la armonía

que por siempre quisiera en mí conservar,

para que guiara mi corazón,

por este sendero que me ha de conducir hacia la plena realización.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,80 de 5)
Cargando...

3 comentarios en «Esperanza»

Responder a Yedenira Cid Cancelar respuesta