¡ABRE LOS OJOS!

Angélica María Sierra

 

Háblame de la misma forma en que la nube conduce al alcatraz 

y sean tus palabras boca madura en mi fruto

Después   

                    aguarda

La inmensidad nos atraganta con su índiga  aurora  

y va en picada rumbo al horizonte     

               errante  

                 creyéndole

                       Araguaney en flor

 

 

Cuando el vuelo no sea estancia de la rama

y la tierra no halle descanso

Cuando solo ruido luminoso sea la tormenta

y los surcos yermos       cicatrices de otros cuerpos

La hoja caerá sobre el río de aguas insistentes

 

Juntos

            el mar será nuestra conquista.

 

 

Para cavar el túnel que conduce al alba

 caminé sobre el tiempo

Resplandor de la memoria donde habitas

Caminé hacia ti desde el centro de todos mis sentidos

Solo            

para reconocerme.

 

 

Felicidad

¿De qué tamaño eres?

Mi alma se expande y expande y aún no toca tus aristas

Apenas te diviso  

lejana  

Y yo

que vivo dentro de esta burbuja de esperanza  

reconstruyo pedazo a pedazo el puente que conduce a ti

Quiero ver tu rostro

Verte detenida

Mirándome.

 

 

¡Abre los ojos!

Siente el ruido del amanecer en el pico del Pardal

otro fuego llama con fuerza todas las aguas

¡Abre los ojos!

El universo acompaña cada ser en unidad indisoluble

incluso los mangos levantan soberanos su sombra

para salvarnos del amor y enraizar el estío

 

¡Despierta!

¡Es la hora del beso!

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 3,83 de 5)
Cargando...

9 comentarios en «¡Abre los ojos!»

Déjanos tu comentario