DON DEL CIELO

Lizeth López España

 

¿Puede aún sanar?

Tirado, herido;

Perdido en la soledad

Está el derrotado;

El que no amó

Por sus miedos y

Frustraciones.

Quien no se dio

Una oportunidad.

 

¡Qué vergüenza!

Es el eco de sus

Pensamientos.

El infame que no

Puede dormir;

Pues le duelen

Sus rodillas por

Las veces que cayó,

Y en el intento,

Se venció.

 

Sudor de impotencia

Y días nublados

Es lo que ve

En el espejo

De su lúgubre

Despertar.

¿Puede aún sanar,

Quien en la profundidad

Del océano desea

¿Hacer su hogar?

 

Gotas de esperanza

Desea…

El que tiene un manantial.

 

 

Depresión

Gotas de sudor y dolor corren

En un cuerpo inmóvil

Un cuerpo atado por las circunstancias

Un cuerpo que lucha por vivir

 

Se cuestiona el pensamiento de querer morir

Se pelea la idea de desfallecer

Una lucha entre el llanto y la sonrisa

¡Cuánto duelen las heridas del alma!

 

Es de fuertes ver un cuerpo que desangra

Pero es de valientes aquel que lo abraza.

Así es la vida del deprimido un alma aborrecida y al tiempo poco entendida

 

Sufre la familia y sufre el corazón de quien cree que lo ha perdido todo.

El raciocinio se esconde y se crea un laberinto de dolor tan grande que se piensa no hay salida.

Lamento día y noche, lágrimas corren en la piel.

 

Vuela libre corazón descarga toda tu angustia

Y abandona la casa de penas y vacíos

Basta de sucumbir en la soledad y aislamiento

 

Depresión cuántas vidas has marchitado eres como flor en medio de un lago

Rodeada de agua, pero al final se seca

Oprimes sin pedir permiso al hombre que cae en tus brazos.

 

Vaivenes internos de continuar o no

Horas pasan y en suspiro se van

Es la vida del deprimido.

¡Levántate oh corazón!

Y extiéndete mano ayudadora

No abandones a aquel que en este abismo ha caído.

¡Oh Dios mío vuelve a llenar sus almas!

 

 

Amen, amén

La invitación del sol,

del mar y la arena

Es que se amen, Amén.

 

Sin amor no hay unión;

Sin amor no hay ciclo

Sin amor no hay armonía

Por eso la invitación

Es que se amen, Amén.

 

El universo clama,

El planeta gime desesperado

Por la sequía y ausencia del amor

Por eso ellos invitan:

A que se amen, Amén.

 

Y quien siente

y a la vez les escribe

No podía faltar y

Así mismo invitar

A que se amen, Amén.

 

 

Don del cielo

Hasta el último

Momento,

Pude escuchar

Sus latidos

Hasta el último

Momento

Amor mío.

 

Mi sueño era

Abrazarte

Sentirte mío,

Solo mío.

 

En mis noches

Pensaba

En tu nombre,

En tu rostro,

En tu sonrisa.

 

Hijo don del cielo

Te fuiste y

mi ilusión

Quedó intacta;

Mi pecho y mi

Corazón te

Anhelaban.

 

Hoy lloro en

Mis adentros,

Pues solo

Me quedó

Tu recuerdo;

El recuerdo de

Que fuimos uno,

En algún tiempo.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,60 de 5)
Cargando...

2 comentarios en «Don del cielo»

Déjanos tu comentario