NO PERDAMOS MÁS EL TIEMPO

Julián Mauricio Álvarez

 

Soy culpable de amarte

Me acuso de vivir pensando en ti,

soy culpable del delito de quererte,

de querer encerrarte en mi corazón

y llenarte de flores.

 

Me acuso de fatigar mi mente pensando

en cómo conquistar tu corazón,

inmaduro y fértil,

deseo ser un delincuente,

exclusivamente tuyo

y robarme las estrellas para tu balcón.

 

Me acuso de hostigar mi cuerpo

con delirio permanente

por querer tus manos en mi piel,

por desear caricias que solo quiero de ti,

por apagar la sed de mi boca,

agua que solo tus labios

me pueden ofrecer.

 

Soy culpable de mis pensamientos,

de las palabras que escribo

solo porque estoy enamorado;

son tus ojos que me dictan mi destino

y quiero estar a tu lado.

Si seré culpable de amarte,

puedo recibir castigo permanente

de que me beses tú,

no quiero estar sin ti

por los siglos de los siglos,

en el universo bello, pero tan frío,

quiero tenerte aquí en mis brazos

y que sientas mi amada protección.

 

Y caminar contigo

como siempre hemos soñado,

somos dos enamorados del amor,

de las perfecciones que encontramos

en nuestros defectos y así como me acuso

de amarte con delirio,

me acuso también de querer todo contigo.

 

Y si tú me lo permites,

quiero amarte de la noche a la mañana,

de la tarde al amanecer,

de día y de noche,

quiero ser un rayo que ilumine

tus amaneceres.

 

Quiero ser el primer beso

que los labios de tu boca den,

lo primero que acaricies,

ser la sábana que tu cuerpo cobije

y la toalla que te seque,

mientras te ame.

 

 

No perdamos más el tiempo

No perdamos más el tiempo,

busquemos un lugar y hagámoslo nuestro,

démosle a este amor todo lo bello y

acabemos ahora mismo con tanto silencio,

fulminemos esas ganas que tenemos

de amarnos entre beso y beso.

 

No perdamos más el tiempo,

vivamos la pasión y el fuego que arde

incesante en nuestros cuerpos,

seamos prisioneros amor mío en

cada beso y gocemos hasta el último

momento en cada encuentro.

 

No perdamos más el tiempo,

hazme una vez más tu poeta, que yo dichoso

y eternamente agradecido estoy de serlo,

y sé tú mi compañera en cada noche

de bohemia, pasión y versos.

 

Podemos vencer las barreras que la

distancia ha puesto; pero de verdad mi vida,

ya no quiero perder más el tiempo,

entreguémonos por completo, hagamos

de nuestra vida un mundo nuevo,

lleno de aventuras, magia y poesías.

 

Podemos esculpir nuestra imagen juntos

en nuestros pensamientos, desnudándonos

el alma y hasta el cuerpo, para que luego,

al cerrar los ojos recordemos, lo que hemos

sido tú y yo, pues no perdimos el tiempo…

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Déjanos tu comentario