TENGO LA VIDA DESORDENADA

Anushka Tereshkova

Desperté a la vida llorando por pena ninguna y después de un rosario de penas, me iré sonriendo.

Por mis mejillas regordetas pasaron mil besos y caricias de aprobación. Es una niña bella, dijeron; y hoy, mis kilos de más molestan.

A mis cuatro años cantaba canciones, a mis cinco enseñaba a mi hermano sus primeros pasos. Quería un tren. ¡Cómo lo deseaba! Pero era juguete de niño, mejor una máquina de coser, o pavas.

Quise ser escritora, ir a la guerra y contar historias bajo el zumbido de las balas y me quedé cambiando pañales, enseñando a leer y a manejar la cuchara.

Amé… Amé mucho y no me amaron. No recuerdo un solo abrazo sincero, ni un suspiro ni un beso apasionado, solo trámites escritos y formularios repletos de condiciones con letras chicas que no supe leer.

El alba es a la siesta como la noche, un silencio negro, al que no temo.

Los colores de la aurora austral son mi fuego en este terreno gélido donde hui y ni yo me encuentro.

Tengo la vida desordenada por colores, por alfabeto, por categorías, por desgano, por convicciones y por sueños.

Clasificados por desorden están: mis deseos, mis pecados, mis oportunidades perdidas y mis desvelos.

En el cajón del medio hay: llaves que no abrieron puerta alguna, barajas sin ases, tornillos sin rosca, lápices sin punta y pañuelos descartables para algún duelo que no haré nunca.

Hay, en mi vida desordenada, visitas que no vinieron, visitas que no se van y otras que espero, pero no saben dónde vivo y tampoco que las observo deambular por calles preguntando por mí y mi paradero.

Mi vida es un ordenado desorden de errores y de aciertos, cronométricamente ensayada y actuada con diferentes voces y acentos.

No sé bien cuándo nací ni cuantos años llevo.

Dice mi madre que en otoño.

Mi cumpleaños pasó y perdí la cuenta.

¿A qué edad se olvida uno de los festejos?

En esta tarde gris y helada me puse a cantar y a poner orden. Hay mucho por guardar y estantes nuevos.

Lo bueno es que todo está muy limpio… Solo hay que buscarle un sitio a cada cosa y encontrarla a mano en su momento. Tengo la vida desordenada.

Desperté a la vida llorando por pena ninguna y, después de un rosario de penas, me iré sonriendo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 4,57 de 5)
Cargando...

4 comentarios en «Tengo la vida desordenada»

  1. Pareciera fácil llevar a cuestas una vida desordenada, pero no, a veces así me siento.
    Gracias y falicitaciones, Anushka. 🌻💕
    Recibe mi abrazo hasta donde te encuentres.

Responder a Nilsa peñaloza Cancelar respuesta