LOS POBRES SOMOS MÁS

Adalberto Camargo Molina

 

Dolor guajiro

Península imponente y soñadora

erguida allá en el norte te levantas

metiéndote a la mar inquisidora

mostrando los dolores de su raza.

 

La sal mitiga con su oleaje el llanto

de las batallas de la historia vieja

y el eco tiembla de horroroso espanto

ate el futuro de la historia nueva.

 

¡Qué suerte tienes mi Guajira Bella!

¡Oh! Cenicienta de escritor moderno

eres la tierra de la noche eterna

dueña de nada en tan valioso suelo.

 

Todos te envidian y desean tenerte

porque tu vientre se preñó de oro

vuelven de Europa, invasores vuelven

y recrudecen tu dolor y odio.

 

De aquel Padilla solo el heroísmo

de orgullo nuestro se quedó en la historia

hoy es consuelo pobre guajirismo

¡Pueblo cobarde, pura vanagloria!

 

Venden los nuestro tu histórica fortuna

en el falaz Congreso de la capital

falsos mecenas camuflando a Judas

mercan campaña en tiempo electoral.

 

De qué ha servido tu altivez guajira

Y esa bravura de raza caribe

Si hoy de rodillas tu cardón inclina

Su bravía espían, el dolor lo extingue.

 

 

Maestro

Maestro, divina palabra que forma

Maestro, grandiosa palabra que educa

sagrada palabra en la historia

simbólico signo que ilustra

llevando luz a la sombra.

 

Jesús, reencarnó en ti maestro

Quizá, orientando tu santa misión,

Al mundo preciso de hoy

Dejó sin valor tu talento,

Tu apostolado de Dios.

 

Porque a pesar de tus dones

y tu lucha por la Patria

hoy cercenan tu garganta

gobernantes dictadores

traicionando tu enseñanza.

 

Maestro, hacedor de profesiones

de kínder doctorados

jueces y hasta magistrados

para poder ser doctores

deben moldearlos tus manos.

 

Sois tratados como parias

te persiguen, te amenazan

porque enseñas a pensar

combatiendo la ignorancia,

y no conviene ¡que vaina!

 

Pero en cambio yo

tu alumno maestro

cuánto te agradezco

tu abrazo sincero, tu dedicación

tu santa paciencia, tu papel de Job.

 

Tu regaño fuerte

y una que otra vez

de orejas un tirón

tengo muy presente

que por ti maestro

hoy soy lo que soy.

 

Esa tu enseñanza

no hay cómo pagarla

y aunque el tiempo pasa

siempre tengo en cuenta

tus sabias palabras.

 

Por eso no importa

si la Patria ignora

lo que haces por ella

quedará en la historia

que tú y Jesucristo

llenaron de gloria

y de luz a la tierra.

 

 

Sin salida

Pasó por mi lado sin mirar siquiera

que el mundo giraba a su alrededor

mirada perdida, mirando sin ver,

hundida en su pena… Callando el dolor,

los pies arrastrando, la calle está llena,

de angustias pequeñas que van caminando,

como si seis sombras fueran tras ella,

descalzos, llorosos, quejándose de hambre,

pidiendo a la madre ¡Un pan por favor!

 

Señor de rodillas pido ten piedad

de esta pobre madre que huya del horror,

viuda de la guerra. su esposo murió

a manos de un grupo que armado violó

el don más preciado que nos diera dios,

dizque era informante, en fin, que sé yo,

 lo cierto es que siguen por ahí caminando

huérfanos hermanos sin que alguien

responda por lo que ha pasado.

 

Ven, dale tu mano e intenta si puedes

darle explicación, ¿por qué sale el sol,

a veces llorando lágrimas de horror?

O porqué carajo no para esta guerra,

que a nada conduce, que a nada nos lleva.

 

Qué bueno sería que un día amanecieran

vestidas de blanco nuestras cordilleras

y un cóndor andino ondeando banderas

y gritando alegre: ¡Ha vuelto la paz!

Palabras quizá el viento se lleva

Y la Patria tiembla, está sin salida.

Pero, ¿qué nos queda? ¿Ir a las iglesias?

¿Rezar? ¿Morir de rodillas?

 

 

Los pobres somos más

Extraño proceder de los humanos

comportamiento raro muchas veces

uno solo siempre asume el mando

y el resto muy sumisos obedecen.

disciplina, educación, ahí se comprende

cuando hay un superior que nos va guiando,

distinto, inconcebible, si pretende,

abusar y confundir con esclavos.

 

El débil fuerte hace fuerte al poderoso

y este se convierte en vil verdugo,

extraña forma de pagar un voto,

quien da el poder es quien recibe el yugo.

Los reyes ya no existen, es absurdo

que un hombre se crea dios, es oprobioso

hay otros que se creen dueño del mundo,

impíos que el poder los vuelve locos.

 

Me asombra observar que somo más

los pobres del país de los humanos

si quisiéramos podríamos llevar

a uno de los nuestro al comando.

el pobre también puede gobernar

si somos un montón bien preparados

no trabajemos más por otras manos

¡Sigamos el ejemplo de Gaitán!

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,75 de 5)
Cargando...

5 comentarios en «Los pobres somos más»

  1. Agradable lectura, profe. Versos estéticos, reflexivos y con gran contenido social. Escucho en sus poemas, un fuerte llamado de atención, muy pertinente por estas épocas, sobre todo en nuestra península

Responder a Nidia Cavadía. Cancelar respuesta