CORAZÓN ROTO

Manuel Díaz Polo

 

CORAZÓN BLINDADO

El arma que todo lo destruye,

armada entre dos y al resto excluye.

La pólvora por mis venas fluye,

y mi corazón una coraza construye.

 

En la vida el impacto es impresionante,

mientas el sentimiento cortante se escabulle.

Mi corazón blindado es impactante,

pero no tiene el aguate que lo sustituye.

 

Deseando un sedante que acabe con eso,

y ese sedante se vuelve un abrazo.

El corazón ya sabe y lo asemeja,

porque esa arma es el amor que se aleja.

 

 

CORAZÓN MARCHITO

Corazón marchito como una rosa,

de las flores, tú eres la más hermosa.

Hoy sufro el dolor de tu ausencia,

se fue el verde de la primavera, y con ella tu presencia.

 

Extraño el verde natural, los frutos y el verano.

Pero lo que más extraño es decirte que te amo.

Quizá hizo falta abono para fortalecer el amor,

Y ahora solo queda la rama vacía, y el abundante dolor.

 

¡Tanto que cuesta sembrar un fruto!

Ayer estuve en verano, y hoy pierdo la orientación

No entiendo esta situación ¿Qué pasó? ¿Esto es normal?

¿O es porque fui un bruto que no te presto atención?

 

Muchos piensan que bombear es la única función del corazón.

Cuando se riega una flor, perdura o fenece.

¡Las mujeres, y las flores guardan tanta relación!

 

 

CORAZÓN NARANJA

Al mundo le hace falta color,

Con tanta gente rota ya no se cree en el amor.

“Mi media naranja” frase que se ha vuelto un mito.

Se está perdiendo el “te amo” por sentirlo tan poquito.

El corazón está en oscuridad y necesita un prototipo,

Un cambio de tono más alegre y más bonito,

Un color que bombee felicidad…

 

Al mundo le hace falta anaranjado,

Y al hombre le hace falta sentirse enamorado,

Olvidarse de la oscuridad y exprimir naranja

Porque ser feliz en una necesidad. Hace falta:

el dulce de la naranja y la alegría de su tonalidad

para poder vivir en un mundo sumado en humildad.

 

 

CORAZÓN ROTO

Cansado del dolor,

dando vueltas como roedor,

esperando la señal que repare tu motor.

Viviendo en un mundo sin color, con comida sin sabor.

Te preguntan: ¿estás bien? Y finges como actor.

 

Mientras por dentro mueres de pavor,

negándolo todo y conservando tu “honor”.

Es lo que te queda, aparte del licor,

Ella feliz con otro y tu lleno de rencor,

Porque de su obra ya no eres el autor,

Mala como cobra, pero bella como flor.

 

Tiempo de antaño y sigues con el dolor,

Pensando en el engaño asesino de tu amor.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 4,91 de 5)
Cargando...

2 comentarios en «Corazón roto»

Déjanos tu comentario