BAJO LA LLUVIA

Irene Tapias

 

UN PÁJARO

En la casa hay un pájaro que anida

en las soledades de los viejos

y revolotea en la alegría de los niños.

El pájaro abrió una claraboya

en el centro de la casa

por ahí penetra el sol y seca los charcos

que quedaron después de la tormenta.

 

En la cocina el pájaro sacude con sus alas

el polvo de los calderos viejos.

Llena los platos de esperanza

atiborra la despensa de libros.

 

En las habitaciones

el pájaro picotea las almohadas

y entre sus patas aprieta

las plumas que saca del relleno,

sobrevuela a baja altura, las riega en el patio

y quedan enganchadas en los limoneros.

 

Durante el amanecer el pájaro canta

en el quicio de la puerta principal

su canto se proyecta en el interior de la casa

y como un soplo divino caricia los rostros

de la familia dormida y les devuelve la fe.

 

 

PARADOJA

Muerte…

Residuo que deja la desdicha,

cuando la vida rueda y se franquea

al reventarse contra sima del más inhóspito abismo.

 

Vida…

Anhelos ávidos, disgregándose en la nada

como litros de agua entre las manos

no queda ni la huella, salvo recuerdos vagos,

que como las hojas secas con el viento se van.

 

Silentes, impasibles

se van recuerdos, glorias y penas

las quejas, los gritos.

Las agónicas luchas por seguir

al cabo se secan

al pie de las paredes inexorables del sepulcro.

 

 

NADA ES IGUAL

El tiempo sobre la vida es un borrador de nata

borrando lo que escribimos a lápiz.

Siempre es posible reiniciar la escritura,

aunque la huella del carboncillo

Quede en altorrelieve en el papel.

 

Sin embargo, nada es igual.

Ni siquiera el mar en su monotonía.

Ni siquiera el sol con su bochorno.

Y en su cobarde escapada,

al anochecer

cuando taciturno se esconde

tras el velo del mar en la línea del horizonte.

 

No es igual la lluvia,

no es igual el viento

que me acaricia desprevenida,

no es igual mi pueblo,

en sus calles polvorientas corre la tristeza

y la incertidumbre disfrazada de esperanza.

 

No son iguales los juegos

no es igual el Sinú, sus arreboles y su brisa

Solo los recuerdos perviven intactos,

solo el silencio enmarca quimeras,

quimeras que un día fueron anhelos,

ahora solo queda

una plegaria, una ofrenda.

 

 

BAJO LA LLUVIA

Cuando llueve con el sol caliente

es porque un ángel llora

los niños que juegan ronda

en la terraza de enfrente

bañan en la lluvia su inocencia.

 

La señora que viene apresurada

cargando una canasta de víveres

saluda a la vecina

quien la esculca con la mirada

mientras el aguacero lava su aura triste.

 

Aquí adentro espero

pienso en los colores del viento

lanzo mis versos al vacío

el silencio se engarrota en el sofá

la soledad se fuma un cigarrillo

y se bebe mi café.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 4,86 de 5)
Cargando...

8 comentarios en «Bajo la lluvia»

  1. Buenas tardes apreciada amiga y Profesora IRENE TAPIAS CORCHO, que forma hermosa de festejar tu cumpleaños con la magia que brota de tus emociones, sensaciones y sentimientos siendo materializada a través de tu pluma.

    FELIZ CUMPLEAÑOS, que el Dios Todopoderoso te siga colmando de infinitas bendiciones,
    que cumplas muchos,
    muchos, muchísimos años más,
    que tus sueños continúen realizándose.

    Un fuerte abrazo mi hermana de corazón. 🙏🙌🎊🎈🎆✨🎇🎁💐🌸🌻📙📘📚📒📓📝✏️✒️🖊️🖋️✍️🎉 🎂🍨🍱🌮🥙🤠🎹🎼💗💞💕💖🎊🤗
    🍾🍷🍷🍷🍷🍷🍷🍷🍷🍷🍷🍷🍷🍾 SALUD POR LA VIDA.

Responder a Irene Tapias Cancelar respuesta