SUEÑOS Y REALIDAD

Cristina López Chadid

Hipersensibilidad Auditiva

No es que me atormente escuchar todos los sonidos al mismo volumen: lup-dup, lup-dup, aunque eso piensen todos, ¡Piiiiiiiiiiiii!, lo que realmente me atormenta y provoca desesperante hipersensibilidad auditiva, es que escucho todos los sonidos ¡fuuuuuu!, bajos, medios y altos al mismo tiempo. ¡piiiiiiiiiiiii! Mientras unos hablan, escucho las agujas del reloj de pared tic-tac, tic-tac, caer de segundo en segundo ¡tic-tac!, los autos de la calle burrun-burrun cada uno con su sonido de motor característico burrún-burrún, escucho el masticar ¡ñam, ñam, ñam!, de gente cerca ¡crunch! ¡Crunch!, así mismo me aturden una respiración fuerte ¡sniff, snaf!, el jadear ¡huff, huff, huff! de un perro, el sonido de una gota cloc, cloc, cloc que cae constantemente del grifo cloc, cloc. ¡Brrrum, brrrum! Moto tras moto ¡brrrúm, brrrúm! La garganta de alguien que traga agua, glu glu glu y está en la sala conmigo glu glu, todo al mismo bendito tiempo, esto snif snif snif me vuelve loca: ¡lup-dup lup-dup lup-dup!

He logrado controlarme tanto, que solo sacudo la cabeza urkk, urkk, para dispersar las descontroladas ganas de explotar gritando Eee-Yow y salir corriendo aunque ya esté en casa, eso, eso me pasa tic-tac las 24 horas al día.

Si se te hace fácil criticarme por ser extraña, swoosh, te presto mis zapatos para que los uses media hora tic-tac tic-tac tic-tac y me digas que realmente es fácil para ti adaptarte a mi mundo lup-up lup-dup, teniendo yo por creencias sociales que adaptarme al tuyo. Ve con esos mismos zapatos y oídos a un normal centro comercial luiuiu, iuiuiu y entenderás buaaaaa, que no soy rara al taparme los oídos, Soy fuerte al quedarme allí y finiquitar la tarea que fui a efectuar, cuando tú no puedes ir al supermercado sin hacer antes una lista.

 ¿Por qué?

¿Por qué debo entender a todos, si nadie se toma un minuto para entenderme a mí?

Gusto

¿Por qué tomo todo tan literal? ¿Cómo pude creer realmente que los besos sabían a miel por haberlo visto y escuchado en la televisión? ¿Por qué no dicen que saben a muy simple bicarbonato? ¿Cómo no sentir el cariño en cada bocado de comida preparada por mi abuela o cada intento fallido en los platos hechos por mi madre? Al probar un limón fresco logro sentir una explosión de sabores que me dan felicidad y ni hablar del chocolate.

No soporto comer sin sentir la cantidad indicada de ajo. Las comidas conocidas para mí, deben tener la misma preparación. Detesto las frutas muy blandas, me encantan las crujientes y frescas. A veces con solo imaginar cómo sabe un plato puedo sentir los sabores en mi boca cómo cuando imagino la lluvia caer en tierra caliente y al olerla siento como sabe. Es raro poder descubrir el gustillo de un alimento que no he probado y al degustarlo acertar su sabor.

Para mí las aceitunas denotan adicción, el ajo y la cebolla hogar, la zanahoria y lechuga tranquilidad, la canela y apio atrevimiento, el chocolate soledad, me gusta estar sola, las palomitas de maíz dolor y la miel compañía. Que soy rara no lo sé pero diferente sí soy aunque estas cosas de mí, nadie las sepa.

Sueños y Realidad

 He descubierto que siento más en mis sueños que en mi vida real. En mis sueños, con un salto soy capaz de llegar hasta las nubes y se siente mucho más liberador. Un beso en mis sueños, es mucho más excitante, una caricia en mis sueños es mucho, mucho más intensa, pero una traición en mis sueños es indescriptiblemente dolorosa, ¿y qué puedo decir de la muerte? si es desgarradoramente desintegradora. Quiero entender por qué me siento más viva en mis sueños y por qué soy autómata en mi vida real.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, promedio: 4,60 de 5)
Cargando...

2 comentarios en «Sueños y realidad»

Déjanos tu comentario