AL MAL TIEMPO

Ismael Ramírez Pérez

 

Después de tu muerte…

Aunque me duele espantosamente

Que hayas visto primero la luz de las penumbras;

¿Acaso puedo yo revertir la petición de Dios?

Y aunque el cielo se cayera

Y el mundo se acabase…

Aunque simplemente ya no hubiera vida

Después de tu muerte,

Y te aseguro que no, que no habrá otra vida

Como la tuya y la mía…

No pediré que sea yo quién te reemplace

No buscaré asumir tus bienes y tus amores

Ni ahondaré en tus sueños,

Ya que es costumbre sentir lo que fue tuyo.

Solo me embriagaré en tu lecho

Y dejaré la copa vacía la que un día rebosaste.

Y ahí… y solo ahí…

Cuando ya nadie pueda reconocer lo que ven mis ojos

Y la soledad sea mi consuelo;

Buscaría sin medir mis enojos

La manera menos triste

De llegar al cielo.

 

 

Impulso

Me gustan tus curvadas cejas

Que envuelven tus ojos grises…

Me gusta el carmesí de tus pecas

Me gustas;

Aunque bonita y chueca

Hermosamente triste.

Me gustan tus mejillas y pozos;

Me provocan tus labios

Cuando oigo tu voz

Tus pequeños labios, tus labios hermosos.

Me enerva que me mires

Porque puedo ver el brillo

Que se añora en tu rostro;

Y es inevitable reírme

Inevitable el tiempo

Que pasa entre nosotros.

Y te miro…te miro tantas veces, incluso;

En ese instante cuando siento que llegas

Y al abrirse la puerta…

Me pongo nervioso.

 

 

Al mal tiempo

En el mar…  la marea viene la marea va

En la tierra, unos nacen y otros se van

Las noticias, a veces alegres,

Las que son tristes,

Y las que no se dan…

Se habla de la vida y de la muerte:

De impunidad y sacrificio

Del que sueña y emprende

Del soldado y el campesino.

Se murmura de temblores y guerras

Del exilio y la condena,

¡Del rico y del pobre!

Ahora se habla del mal tiempo

¡Y ni hablar del amor!

Qué más da…

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, promedio: 4,80 de 5)
Cargando...

8 comentarios en «Al mal tiempo»

Déjanos tu comentario