Saltar al contenido

¿POR QUÉ?

Aaron Parodi Quiroga

 

Perdóname

Castígame sin compasión por abusar de ti

por creerte inagotable, suficiente y para siempre

pensé verte inalterable por mis bajas pasiones

exacerbaste mi paupérrima y putrefacta naturaleza humana.

 

Regaste diariamente con esperanzas espurias mi ego

y equivoqué la razón de tu existencia

me sentí afortunado por inigualable prestancia económica

aunque con creces reclamabas tu invaluable compañía.

 

Equivocado pensé en un equilibrio eterno contigo

mas nunca la paz que requiero llegará

me volviste chovinista por la magnificencia desbordada  

corrompí despiadado los límites de lo coherente.

 

Débil voluntad me produjo tu falso encanto

muero mil veces en tus deliciosos placeres

cargados de un silencio cuestionador y altanero

siempre termino arrodillado a tus exigentes fechas.

 

Insaciable consumes mis exiguas ansias de libertad

mi status sucumbe por el abuso

me das placer fugaz y dolor eterno

aun así, adoro llevarte conmigo sin preguntarte.

 

Tanto camino recorrido en busca de felicidad

ha borrado tu nombre y tus huellas

pasible estás siempre detrás de mí

sabes inmutable que al final me enloquecerás.

 

Odio las veces que tengo que utilizarte

y la fragilidad de mi pensamiento hedonista

 haberte conocido tan fácil es mi desgracia 

¡oh, mi tarjeta de crédito!, perdóname eternamente.

 

 

¿Por qué?

Confié sin miramientos en tus promesas

en esa sonrisa discreta al hablar

y tus apariciones fortuitas en mi vida

y esa seguridad del adverbio impoluto.

Conociste mis necesidades todas

me abrazaste con afectuo en las calles

te sentaste a mi mesa

sentí que me querías sin condiciones.

Dejé mis sueños por los tuyos

abandoné mi puesto en la historia

me sentí importante a tu lado

soslayé el cuidado de la familia.

Entregué todo a tu enmarañado camino

defendí tu honor de ataques injuriosos

pensaba sin reparo en tu futuro

olvidé sin querer el hambre ajena.

Entonces ¿por qué te fuiste? ¡Ingrato!

ya no me saludas como antes

no recuerdas mi nombre y cara

¿Por qué?, señor gobernante; ¿por qué?

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (13 votos, promedio: 4,92 de 5)
Cargando...

7 comentarios en «¿Por qué?»

  1. YALEYDIS VILORIA NORIEGA

    Wao en perdoname me encanto el aire de erotismo, me saco una carcajada leer q era una tarjeta de crédito, me encantó tiene imágenes bn logradas erotismo, humor y picar día, po qué? Un reclamo a los gobernantes en una sociedad donde estos desconocen quien los ubica en ese lugar, justo en contiendas electorales, excelente Sr director, vaya manera de dar a conocer su faceta de poeta. Felicitaciones.

  2. Gracias maestro por compartir sus textos. «Perdóname» me encantó. Una de las finalidades de la literatura es sorprender y usted lo ha logrado con maestría, pues para vestir de erotismo a un tema tan sobrio como el económico, requiere tacto y sensibilidad artística, y usted lo ha logrado de una forma sencilla pero significativa. Felicitaciones.

  3. El primer poema es sumamente interesante en sus figuras descriptivas. Uno estructuradamente hubiere pensado: «otro poema de amor erotizado». Empero, el acróstico dio motivo a la lectura, el desarrollo visual es genuino y la particularidad de ser una tarjeta de crédito… «aplausos», no lo hubiere imaginado. Es un estilo ameno y divertido, enganchó completamente.

    El segundo poema, imitaba el mismo tinte. En vano intento de predecir que el tema ambigüedad no iba a seguir, vaya la sorpresa la que recibí cuando al gobernante descubrí. »¿Por qué?,» ¿por qué esto no parece lo que es?

    Muchas gracias por compartir sus escritos, poemas creativos y llamativos. Disfrute la lectura.

Déjanos tu comentario