Saltar al contenido

LA LUCHA

Aaron Parodi Quiroga

 

Me embriaga esa excelsa figura

y la rebeldía siniestra con

la que tocas mis labios,

tomarte es prodigarme libertad.

 

Tienes todo lo necesario

para hacerme volar al infinito

mientras me hundo en tu regazo profundo

y de mi pesada carga me libera.

 

Me diluyo entre tus sabores

amarga y dulce bella

oscura y clara tu presencia

fulgurante amante, eterna e incondicional.

 

Sin ti es imposible vivir

apaciguas mis pensamientos frustrantes

sacias mi sed de huir

de mis temidos demonios.

 

Tienes la combinación perfecta:

agua, cebada y lúpulos unidos

que me complacen a cualquier hora.

Pagaré complacido tu inigualable condición,

serás mi eterna compañera.

 

 

Ser vago

Se equivoca grandemente quien cree

que ser vago no representa

un esfuerzo descomunal y valiente

enjutado con sabores a menta.

 

Cada mañana representa un reto

levantarse de la cama

en lugar de consumir el pensamiento

debajo de sus calientes sábanas.

 

Es oprobioso pensar en trabajar

e irrespetuoso quién lo proponga

ya que su mente permanece o reposa

convencida que su gran obra es descansar.

 

Sufre en su mundo solitario

consume las horas en utopías

y espera siempre a diario

la herencia de su tía.

 

Incomprendido personaje es el vago

ahogado en una atmósfera perversa

cuestionadora de su amargo trago

y su vida nada que endereza.

 

 

La lucha

Dedicado a Aaron, Taty y Miche, mis hijos.               

 

Placer infinito me causa tu lucha sin descanso

que sana los adoloridos corazones del vituperado pueblo.

En medio de la desesperanza, tu voz altiva

retumba en sus grandes mansiones y los clubes

reclamando justicia y solidaridad para los pies desnudos.

 

Sus cañones de fuego no apagarán tu sueño

ni la voraz ambición podrá silenciarte nunca

no te alcanzará la ignominiosa bala del conformismo

 y la muerte entenderá que vivirás por siempre aquí

al frente de la lucha, de la manigua.

 

Amo cada parte de tu abnegada lucha puberal

desinteresada, incansable y justiciera para el prójimo desposeído

vivaz, irreverente cargada con amor y sueños delirantes

capaz de revivir el fragor de la lucha

aun con las mutilaciones causadas a tu cuerpo.

 

Joven que lucha, alma invencible para el oprobio,

anclada en los corazones de los pobres humanos 

que camina sin descanso buscando paz e igualdad.

Batallas en medio de la pestilente burguesía rancia,

gritas sin descanso al viejo asesino sus atrocidades.   

 

Tu canto valeroso germinará en medio del desierto,

renacerá la esperanza pintada con miles de colores.

Se acabarán aquellos hombres pusilánimes, arrogantes y arrodillados,

reivindicaremos tu invaluable sacrificio y comenzaremos de nuevo

 el rescate de la patria para nuestros hermanos de lucha.    

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando...

5 comentarios en «La lucha»

  1. Vaya, Aaron! Me has vuelto a sorprender, cómo eres capaz de darle la vuelta a la tortilla, como dicen aquí en España. He de decir que en el primero estaba pensando era una canción dedicada a la fémina amada hasta que he llegado a «Tienes la combinación perfecta: agua, cebada y lúpulos unidos » Allí me ha salido la risa y he vuelto al principio, ya leyendo desde tu perspectiva. Y me sorprende tu capacidad de ver y cantarle a las realidades o acciones sencillas de la vida, que pasan tan desapercibidos para la mayoría. 
    Desde luego, lo inesperado y la ironía camuflada los manejas con maestría. Hay mucho de rebelde y de buen observador para escribirle un poema a la cerveza y a la pereza (me ha encantado el punto de vista irónico que hasta para ser vago se necesita esfuerzo y trabajo, qué bueno).
    Y el último es todo un canto a la libertad.

    Gracias por compartir tus poemas – cantos que reivindican la importancia de lo sencillo y a primera vista, pero solo a primera vista, triviall!!
    Desde luego tienes un sentido del humor único, que cumple perfectamente con su función de sacarnos risas y de hacernos contemplar lo cotidiano e intrascendente con ojos diferentes!

    Un saludo cordial

  2. Don Aaron, sigo extasiada después de leer este trabajo, especialmente me ha llegado al corazón el que está dedicado a sus hijos. Pues hay una gran admiración hacia los seres humanos que formó y lo llaman «padre». Gracias por compartir. ??

Déjanos tu comentario