Saltar al contenido

Me escondí

Claudia Piccinno

 

No es un adios

Un día te brotaron las alas y

sobrevolaste con cautela montañas y valles.

Ahora tienes un poco de luz en la frente para

iluminar cuevas y barrancos oscuros.

Pronto tendrás un toque transparente

para calentar el corazón y la mente de tus seres queridos.

No es un adiós.

Regresarás.

Serás la hoja que se convierte en humus

para alimentar las raíces.

Serás la gota que se convierte en vapor y

se condensa en otro lugar.

Serás el canto del ruiseñor que

alegrará la vejez de los demás.

Correrás hacia el infinito,

brújula de coraje para el encuentro acordado.


 

Non è un addio

Un giorno ti spuntarono le ali e

sorvolasti cauto monti e valli.

Ora hai un lumicino sulla fronte per

rischiarare grotte e bui anfratti.

Presto avrai un tocco trasparente

per scaldare ai tuoi cari cuore e mente.

Non è un addio.

Ritornerai.

Sarai la foglia che diventa humus

per alimentare le radici.

Sarai la goccia che si fa vapore e

si condensa altrove.

Sarai il canto dell’usignolo che

allieterà l’altrui vecchiaia.

Sarai passo di corsa nell’infinito,

bussola di coraggio per l’incontro pattuito.

 

 

Me escondí

Me escondí

detrás de viejos dolores

para evitar que me encontraran.

Abrí mi corazón

a quien hubiese podido

canalizar tu desconcierto

en un telón siempre abierto.

Te seguía detrás del escenario

anotando cada uno de tus pasos

en la dirección opuesta.

Me hubiese gustado un giro

Que se hubiese resuelto con serendipia,

pero un momento después

me avergonzaba.

Me hubiese gustado decirte otra vez

me ocupo yo…

Soñé con narices ensangrentadas,

me veía como un trofeo para el más valiente.

Pero prevaleció el sentido común…

Y cada interludio tiene una vida breve.


 

Mi nascosi

Mi nascosi

dietro vecchi dolori

per non farmi trovare.

Aprii il mio cuore

a chi avrebbe potuto

incanalare il tuo sconcerto

in un sipario sempre aperto.

Ti seguivo dietro le quinte

annotando ogni tuo passo

in direzione opposta.

Avrei voluto la svolta

di serendipity

ma un attimo dopo

mi vergognavo.

Avrei voluto che dicessi ancora

Me la vedo io…

Sognavo nasi sanguinanti

mi vedevo trofeo per il

più valoroso.

Ma la ragione l’ha avuta il buon senso…

E ogni interludio ha vita breve.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

2 comentarios en «Me escondí»

  1. La delicadeza de tus versos cautivan. Los vocablos son muy bonitos y muy visuales. Ay la serendipia, ojalá fueran más presentes en nuestras vidas estos descubrimientos inesperados para tan valiosos, estos giros de los que hablas… Qué declaración y percepción más etérea sobre la muerte y la despedida eterna, solo una persona muy espiritual podría tener esta visión tan elegante y sensual. Me ha gustado mucho el segundo poema también, el deseo reprimido como una obra teatral que aunque esté allí con el telón levantado, el sentido común acaba prevaleciendo bajando el telón del interludio de la duda. ¡Una metáfora muy bella!

Déjanos tu comentario