Saltar al contenido

LEJOS DE MÍ

Aaron Parodi Quiroga

 

Siempre a mi lado

Es ese compañero inseparable

que logra menguar esta tristeza

sin insulsas explicaciones

ni fatuas pretensiones suyas.

 

Es el viento fresco en las mañanas

y el indescriptible arrullo en las noches.

Luz perenne del perturbador ocaso

disipador constante de sueños incumplidos.

 

Siempre a mi lado permanece inmóvil

guardando celosamente los secretos escatológicos

 en esta paupérrima vida mía

y la promesa de ser quien no deseo.

 

He pagado con excesiva entrega

su fidelidad e incondicional disposición.

Lleno de energía su inerte cuerpo

cuando por el abuso parece desfallecer.

 

Imposible me resulta describir

el inmenso placer de tenerlo siempre

y las suaves caricias que se esparcen

en todo mi ser cuando llama la atención.

 

Mentiría vilmente si no expreso

el dolor profundo que me causa tu ausencia

cuando entre nosotros la comunicación

sucumbe en el frondoso árbol del olvido.

 

Hoy lloro por esa inesperada partida,

te han arrebatado abruptamente de mi lado,

¡Me robaron nuevamente el celular!

Debo indefectiblemente reemplazarlo.

 

 

Lejos de mí

Sin anunciar su visita, siempre me sorprende,

la angustia invade todo mi ser,

inmediatamente desatiendo las obligaciones

y corro a su encuentro, pero es tarde.

 

¡Es inútil! Todo seguirá igual,

contemplo mis desechos, resignado y derrotado

con la incertidumbre de un nuevo encuentro;

decepcionado inicio el camino de regreso.

 

Ella permanecerá en un rincón de la casa

conteniendo la podredumbre de lo inservible,

esperando pacientemente que él vuelva a pasar

y alejarse definitivamente de mí.

 

Él insiste en su intempestiva presencia

ignora la burla de la que soy objeto

y se place en mi evidente desespero

al correr desesperado por alcanzarlo.

 

Otra semana más y me quedo con ella,

con la bolsa negra de la basura

porque él, el camión del aseo,

jamás se detendrá a tiempo.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

5 comentarios en «Lejos de mí»

  1. Aaron, eres único dedicando versos así, con una gran carga apasional, a objetos o situaciones tan tangibles y que desde luego SÍ nos sacan de quicio a todos cuando nos hemos de enfrentar a ellos. Es verdad que el móvil es una extensión de nuestro ser tanto palpable como trascendente, nuestro baúl de recuerdos memorables en forma de fotografías, mensajes que nos siguen quitando el sueño no solo por sus palabras sino por el emisor detrás de ellos, y cómo no la lista de personas cual un preciado tesoro esculpido en secuencias de números y letras. Números que ya hemos perdido la capacidad de memorizar, consecuencia de la sobreinformación con que saturamos a diario nuestra mente.

    Lo de la bolsa de basura y el camión encargado de recogerla, me ha hecho reír mucho y me he reconocido en el papel de protagonista. En uno de mis pueblos el camión pasa una vez cada dos semanas y a mí me ha tocado ir por detrás reclamando que ya se pasaban por alto nuestra casa. Sería interesante leer la historia de algún basurero, me imagino la de risas con que nos deleitaría.

    Si le escribes con esta pasión a las trivialidades de la vida, no me imagino la pasión con la que les has de escribir a todo lo demás que nos hace humanos,como la amistad (me ha encantado el símil del móvil con la de el mejor amigo, has dado en el blanco, ni los mejores amigos son conscientes de todo lo que escondemos dentro y de cuyos secretos el móvil es nuestro guardián a diario).

    Como siempre, un deleite por las descripciones y unas buenas risas están aseguradas con tus versos! Gracias por compartir!

  2. ¡Que risa don Aaron! Dos temas que trascienden fronteras, por lo visto, debe ser requisito indispensable para manejar un camión de basura ser gobernado por una prisa inagotable.Y el móvil, amigo fiel e inseparable, héroe anónimo de mil batallas.
    Gracias por compartir su talento cada vez más seguido. Un abrazo desde México ??

  3. YALEYDIS VILORIA NORIEGA

    Ya me estoy acostumbrando a esa manera desparpajada de esperar algo que mi mente no se imagina, río al descubrir lo que será, gracias sr escritor por mantener en vilo la necesitad del lector de un bn bocado de literatura con objetos y situaciones del común que solo la literatura puede caricaturizar e imprimir a la vez una crítica social. Mis respetos por esta manera particular de escribir Sr Aaron Parodi, todo un deleite al leer.

  4. Aaron, siento que solo hay que cambiar al sujeto y encajaría perfectamente con un poema de amor… me encanta el sorpresivo encuentro con lo insulso e irrelevante ( pero absolutamente necesario) Gracias por brindarnos tu picardía!

Déjanos tu comentario