Saltar al contenido

CAUSTRO

Dilizabeth Sánchez

 

No estás

Bajo la luz tenue de la luna

recuerdo su voz.

Durante algunos segundos estuvo junto a mí

Sus ojos oscuros me recuerdan el café dulce

de la mañana y la profundidad del océano.

 

Su sonrisa, me sacaba del fondo, elevándome por el cielo.

Aunque la tuve entre mis brazos por mucho tiempo,

ahora la extraño

porque retumba su nombre en mi mente.

Sus pequeñas manos de niña las siento en mi espalda dándome un cálido abrazo.

 

Aparece, recostada en mi pecho

y me descubro abrazando el vacío

negando su ausencia

y construyendo muchos mundos con ella.

Con el mismo recuerdo.

 

 

Claustro

Encerrada…

En una prisión de nubes

sin puertas, ni ventanas

sin cadenas,

pero atada

llena de tormentas

en un encierro voluntario

con las desidias propias

y las del mundo exterior.

 

Una cárcel tan eterna como su cuerpo

y extensa como el mundo

la vuelve diminuta

ensimismada

busca la llave

pero solo encuentra a tientas

los restos de su pasado

las desidias de su historia

los vientos de sus ancestros.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

1 comentario en «Claustro»

  1. Dilizabeth, ambos poemas transmiten dolor. El dolor de la pérdida me imagino de una madre y el dolor de uno mismo tan solo por existir y sentirse atrapado en el cuerpo.

    Los sustantivos que has elegidos para describir este sentimiento de desamparo en el primer poema resaltan el dolor (ausencia, recuerdo, vacío, pecho) detallando exactamente lo que más solemos echar de menos de aquellos que parten para el más allá (voz, ojos, sonrisa, manos, abrazo (y sí hasta poder pronunciar o evocarlos por su nombre también).

    El segundo poema me ha gustado muchísimo, desde luego el cuerpo esconde todo un universo de sentimientos y emociones tan inmensos que no entendemos cómo pueden caber dentro junto a sentimientos tan equívocos como el de la insignificancia.

    El final es muy poético aunque te deja con la tristeza calada en el cuerpo de no hallar la llave, esta llave que definitivamente no dejamos de buscar en toda nuestra vida.

    Me gusta la sencillez con la que desarrollas y expones los poemas, como si fueran pensamientos atrapados al vuelo.
    Un saludo cordial

Déjanos tu comentario