Saltar al contenido

ZAMBRA DEL AMOR

Rosalba Salazar

 

Desnudeces

Vestí de rubor mi rostro

tus ojos de desnudez,

nuestros cuerpos de deseo y

el hechizo del amor se hizo lúbrico.

 

Desgranamos caricias

la piel se orló de besos

y vestida la noche de locura

nos llamamos… amor.

 

Ya no eran voces, sólo susurros

nos vestimos de ti y de mí

traje furtivo ¡Eterno en el recuerdo!

El rugiente volcán, ardoroso

limpió las horas con su lava,

el fuego fundió el deseo en la ternura

y fuimos uno… sin ambages fuimos uno.

 

 

Deliquios

¡Maravillosa noche!

¡Aquella noche!

El licor de tu cuerpo

embriagó mis rincones

nos sorprendió la aurora

y el cantar de aves

vestidos de pecado…

e inconfesos aromas.

 

 

Zambra del amor

Los pétalos del cuerpo al amor se abrieron,

aquella noche queda sin luna ni salterios; y,

corrieron salvajes por mis venas corceles,

desbocados sin freno, tras el éxtasis fiero.

 

Un vendaval de besos erectó mis colinas

que lascivas temblaron al roce de tu boca; y,

tu mano viajera como una mariposa,

atrapó aquella estrella que en mi cosmos dormía.

 

Cual tempranos luceros se encendieron tus ojos,

embriagada la noche del amor antojada; y,

en deliquios un trance asedió los sentidos

que, preñados de zambra, nuestros cuerpos vibraron.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

1 comentario en «Zambra del amor»

Déjanos tu comentario