Saltar al contenido

MAJAYÜT DE ORO

Juan Manuel Gómez

Mariana mira los inmensos rebaños de su padre Antonio Jusayu. Las vacas, las cabras y las ovejas son arreadas por pastores jóvenes quienes se encargarán de guiarlas durante todo el día para que se alimenten del pasto de las sabanas de Ishamana, mientras ella sigue mirando los animales, recuerda su niñez y juventud, además de algo que la inquietaba.

Ella era una hermosa joven del ei’ruku Pushaina que vio por primera vez la luz en estas pampas tropicales, donde creció jugando con sus wayuunkera a las orillas de la laguna donde las criadas lavaban la ropa y los animales saciaban su sed. Mariana fue criada y educada a la usanza Wayuu por su madre Rosa y su abuela Carmen.

Como todo el género femenino en su sociedad originaria, pasó por el ritual del encierro que se realizó cuando tuvo su primera menstruación, ese día a los doce años, la abuela Carmen le cortó el cabello, guardó toda la ropa de niña, y a partir de la ingesta de una bebida secreta le provocó muchos vómitos para la expulsión de todas las malas energías que pudieran tener su cuerpo y espíritu. Marina también fue sometida a una dieta basada en jawaapi, que es una bebida preparada por las mujeres Wayuu exclusivamente para el ritual del encierro. La joven fue confinada en un rancho durante varias lunas, aunque este ritual antiguamente podía demorar muchas lluvias.

En las semanas que estuvo encerrada, la abuela le enseñó el arte del tejido, la ahora majayüt aprendió a elaborar mochilas y chinchorros con los diferentes diseños inspirados en la naturaleza y las vivencias del mundo Wayuu que eran plasmados en esas hermosas artesanías. Los tejidos de Mariana se consideraban como los originales de Waleket, quién enseñó el arte de tejer a las primeras mujeres Wayuu. La anciana también le dio muchos consejos sobre la vida para que pudiera saber desenvolverse en ella, a ser una mujer fuerte.

El final del ritual del encierro de Mariana fue amenizado con una gran fiesta donde su padre Antonio ordenó el sacrificio de muchos chivos, cuya carne fue preparada en varias especialidades propias de la cocina Wayuu: asada, guisada, frita, sopa. Todo para la degustación de los invitados, quienes llegaron no solo de la misma comunidad de Ishamana sino de otras vecinas. También se repartió abundante yootsü, una bebida embriagante que ponía a hablar locuazmente a los hombres.

Cuando salió Mariana, lo hizo vestida con una hermosa manta que ella misma había elaborado y al son de la Kaasha con la mirada de toda puesta en ella, danzó las diversas variantes de la Yonna dejando maravillados a todos los asistentes por su destreza.

Después de su salida del encierro, fue enviada a estudiar en un internado donde hizo sus estudios secundarios ya que los primarios los había realizado en la escuela de su comunidad, y como ella era una estudiante bastante juiciosa logró completar su educación. Cuando ella regresó a Ishamana, Antonio y Rosa decidieron que ella permaneciera con ellos.

Su padre solo pensaba una cosa, su única y hermosa hija, quien era una excelente artesana, no podría ser dada por esposa a cualquier hombre, el que quisiera casarse con ella debía demostrar que estaba a la altura de la familia y de la muchacha.

Eso era lo que inquietaba a Mariana después de recordar su niñez y juventud, ¿Quién iba a estar a la altura para casarse con ella?


 

Glosario

Ei´ruku: Conjunto matrilineal de familias Wayuu.

Ishamana: Comunidad Wayuu.

Kaasha: Tambor.

Jawaapi: Bebida Wayuu utilizada para el ritual del encierro.

Jusayu: Ei´ruku Wayuu.

Majayüt: Señorita.

Pushaina: Ei´ruku Wayuu.

Waleket: Araña que enseñó el arte del tejido a las mujeres wayuu.

Wayuu: Pueblo indígena que tiene asentamiento en el departamento de La Guajira (Colombia) y el estado Zulia (Venezuela).

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,88 de 5)
Cargando...

2 comentarios en «Majayüt de oro»

  1. YALEYDIS VILORIA NORIEGA

    Maravillada con esta narración propia de la identidad cultural wayu, gracias maestro por enseñarnos a través de tus narrativas toda la cosmogonía una preciosa cultura como la Wayu. Mi admiración total. Felicitaciones.

  2. Juan Manuel, que producto literario más excelso. Nada admiro más que esa cultura wayúu, me ha inspirado y me ha enseñado mucho. Con tu escrito aprendo nuevas cosas sobre tu cultura. ¡Felicitaciones, amigo escritor!

Déjanos tu comentario