Saltar al contenido

TELARAÑAS

Sergio Javier Roda

Anochecer matutino

Esta mañana anochecí,
entre brumas y dolorosas visiones
creadas por sangrientas espadas,
blandiendo los sentimientos humanos.

Hoy cuando desperté,
salí a caminar entre desiertos de gentíos.
Mi sed se aplaca, bebiendo sin cesar,
una lluvia de impenetrables ocasos…
sepultando mi osamenta.

Cuando el sol despertó…
ante mis ojos cayeron todas las estrellas,
la luna se ahogó en el arroyo,
cada astro decidió esconderse de mi presencia…
convirtiendo el día, en oscuridad.

Esta mañana…
cuando abrí los ojos,
descubrí que anochecía…
y me apresuré a dormir.

 

 

Cambalaches utópicos

Pronto…
Muy pronto volaré,
Y me hallaré con el principito montado en Platero.
Hablaré con Darío y Martí.
Observaré de lejos a Napoleón dialogando con Freud.
Y hasta Hitler se hará ver por las calles abrazado a Anna
Frank.

Pronto llegaré…
a ese universo de cambalaches utópicos,
En donde no habrá héroes ni traidores;
en el cual no bajarán dioses ni subirán demonios.
Sé que hallaré ese lugar,
habitado solo por sobrevivientes estoicos.

 

 

Telarañas

Somos seres ciegos.
Caminamos por sendas,
Labradas a cada paso.
Buscando confundidos…
sueños irrealizables,
deseos sin correspondencia.

Somos seres sordos.
Avanzamos guiados
por la seductora voz,
de nuestra inconsciencia.
Oyendo confundidos…
Halagos, donde hay agravios.
Alabanzas, donde hay traiciones.

Somos seres mudos.
Transitamos nuestras vidas
sin exponer sentimientos.
Reprimiendo confundidos…
palabras afectuosas,
amores ilusorios.

Somos como moscas.
Deslumbrados
por dulzones anhelos, que solo quieren…
confundirnos en sus telarañas.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Déjanos tu comentario