Saltar al contenido

- Anushka Tereshkova

(Argentina. 1966). Aborda temas de hondo contenido humano, enfatizando en el desamor, las emociones, la cotidianidad y la búsqueda del autoconocimiento a través de la introspección y la escritura autobiográficas.

Marita

Marita perteneció a una acaudalada familia de campo, con muchas propiedades y costumbres arraigadas a la vieja usanza, de comprometer a los hijos para casamientos convenientes a los que nadie se le ocurría oponerse.

Macarena, la niña tímida de los García Garambuena

Macarena, la hija favorita de García Norambuena, el ricachón más renombrado de la ciudad. La pequeña rubia, arisca, malhumorada “piernislargas” debía todas las materias del colegio y su padre estaba bastante molesto con sus calificaciones que, de seguir como iban, la inhabilitarían a ingresar a la universidad que él había soñado para ella.

Laceración

No creo en nada y todo es tan real,
después de tanto llanto y desconsuelo descubro que ya todo esto es pasado y que mi cuerpo lacerado tendrá que soportar muchos inviernos.

La vejez

La soledad del viejo es tan diferente, está tan llena de capítulos, de prefacios, de epílogos y de notas al pie. Es un enorme caudal de fotografías en blanco y negro, de colores vivos y de colores borrosos o grises indefinidos.

Me gusta

Me gustas despierta, con los ojos azules bordados en el rostro y tu boca entreabierta y esa palidez de lienzo que espera pinceladas comienzo con el rojo, y termino con el alba. El rubor que cubre tus mejillas cuando te digo que te amo y te susurro en el oído una balada.

En aquellas primaveras…

Y corríamos contra el viento, desobedeciendo al tiempo sin pensar en el después, el presente era lo nuestro. Días fríos y soleados, noches eternas de viento, nieve impoluta en la calle, nieve borrando el sendero, esperando la silueta, de quien prometió el regreso como potros desbocados a darnos amor y sosiego.

Limbo

Quisiera volver a ponerme muy bonita, para que de mí estuvieras orgulloso, para que me ames siempre y cada día, como yo te amé por sobre todo.

Dile

¿No ves que es un niño que pela un caramelo rico? ¿No ves que rema a la nada con ilusión? No le digas la verdad. Déjale creer. Déjale a la vida la amarga verdad.

Ed y el ánfora desperdiciada

Nuestras siluetas llorosas y desaliñadas por el esfuerzo de dejarnos, flotaron hasta perderse en el lapislázuli de la noche cercana, sin Luna, sin estrellas y una brisa entumecedora, que no nos dejaba disfrutar de la, otrora, posible razón que una vez nos llevara a estar juntos, que a cualquiera le hubieran alcanzado tres veces para ser felices.

Hiato

Soy la sirena que espera en la gruta de un mar siniestro que has de trasponer mi canto te llama, mi cuerpo, también.