Emilia López López

(Sinaloa, México. 1938) Mujer ingenua, soñadora, decidida y persistente. Creyente en su hacedor. Con un perfecto fulgor de esperanza y la total capacidad de amar todo lo que sea digno de alabanza.

La deuda

Yo nací para, en cada amanecer, elevarme con el sol, dispuesta a dar mi vida, tan solo por una razón, agradarle a mi creador, con toda mi alma, mente, fuerza y corazón.

Zapatitos nuevos

Tras la puerta escuché, la queja a tu creador, le reclamabas, no sé que cosa, como si ya no pudieras llevar el timón. Pedía unos zapatitos nuevos,
Para caminar mejor, llorabas impaciente corazón, como si quisieras robarle la esperanza al tiempo.

Tus joyas

¡Oh Señor! Son hermosas yo lo sé, no las puedo comparar ni con las estrellas, ni la luna, ni el sol, ni con ninguna otra cosa tan hermosa que hay aquí.

Sin condición

Si está en ti puedes oírlo, sentirlo en cada frase, en cada canción, como un poema, está en tu corazón, en cada uno de tus pensamientos, en tu meditación…