Saltar al contenido

- Juan Manuel Gómez

(Maicao, Colombia. 1987).  Es Wayuu del ei´ruku Epinayuu de la ranchería de Ishamana. Licenciado en Educación Básica con énfasis en Ciencias Sociales de la Universidad del Atlántico donde obtuvo calificación meritoria por su proyecto de grado “Estudio de la etnohistoria y cultura de los Mokaná como aporte al fortalecimiento de la etnoeducación”. Es Magister en Pedagogía de la Universidad de La Sabana. Labora como docente de aula de la Secretaría de Educación Departamental de La Guajira.

Ingenieros ancestrales

Tomando café se reprochan entre ustedes el descuido, se dicen que deben echarse agua o hacer lo que sea para no quedarse pegados a la hamaca, que tiempo tendrán para descansar cuando se mueran como lo hacemos nosotros, sus antepasados.

Majayüt de oro

Ella era una hermosa joven del ei’ruku Pushaina que vio por primera vez la luz en estas pampas tropicales, donde creció jugando con sus wayuunkera a las orillas de la laguna donde las criadas lavaban la ropa y los animales saciaban su sed.

Travesía rosada

Cuando llegaron al Santuario, el flamenco de este relato conoció a Nalys, una hembra a la que impresionó con su brillante plumaje rosado y a la que invitó a danzar, aunque ella al principio se mostraba reacia a su cortejo, aceptó la invitación y bailó con el macho durante toda la tarde.

Aquel sol oscuro

Los guiaste al cementerio de tus propios vecinos, los del linaje Epinayu, aquellos que golpeamos duro en los caminos y que descendemos del venado. Como wayuu olvidaste que estos lugares son sagrados para nosotros porque son las escrituras del territorio…

Ocaso rojo

Por su rojo brillante, el espécimen que compré era un macho, las hembras eran de color rojo pálido, sus variados silbidos o cantos emitidos desde lo más alto de los árboles anunciaban la llegada de nuestro Padre Juya para bendecirnos después del período de sequía

El último kusina

El origen de la desgracia para la gente tuya fue el hecho de que el ganado muerto era de nosotros, los pastores. Vivíamos en las sabanas y considerábamos a estos animales como moneda en nuestra economía.

Guerra

Habías crecido alejado de la cultura materna, pero por ser hijo de una mujer wayuu estabas vinculado socialmente al ei’ruku, y una de las tantas cosas que te habló la artesana fue sobre el conflicto que tuvo el linaje Pushaina con otro: tu tío

Orgullo

En una noche donde reinaban las estrellas, tres viejos amigos llamados Oscar, Camilo y Segundo se encontraron durante una fiesta wayuu que se realizaba por el final del encierro de una niña, quien había tenido su primera menstruación.

Laachon

El territorio de los wayuu, se caracteriza por presentar escasez del líquido vital y cualquier laguna que exista es un paraíso en medio de tanta sequedad. Los ranchos se…

Señal

Luego de terminar su plegaria, observa todo lo que hay a su alrededor: la gran extensión de su parcela donde trabaja diariamente …