Carla

A medida que me iba acercando más al auxilio de ella, la niebla iba penetrando mis poros, el dolor era insoportable, sentía como mis oídos no podían soportar el ruido…

La deuda

Yo nací para, en cada amanecer, elevarme con el sol, dispuesta a dar mi vida, tan solo por una razón, agradarle a mi creador, con toda mi alma, mente, fuerza y corazón.

Ella

Amo su silueta, aunque para muchos no sea perfecta, yo la veo con ojos de amor, y mi corazón no se equivoca que ella es la correcta.

La certeza de amarte

Mientras el mundo se persigue en los pensamientos, en esta noche que dará paso a otro día en el espacio infinito de las mil preguntas humanas, miserables y sin respuesta,
encontraré en nuestro silencio la certeza de amarte.

Llegó julio

Fue ella -gritaron- con su maldad… Quemada en la Piazza Castello tras una oración en latín que pocos entendieron.

Himno de paz

No más guerras, ni odios ni rencor.
No más niños en las calles presos del miedo, del hambre y el frío. No más mujeres maltratadas, no más héroes mutilados.

Orgullo

En una noche donde reinaban las estrellas, tres viejos amigos llamados Oscar, Camilo y Segundo se encontraron durante una fiesta wayuu que se realizaba por el final del encierro de una niña, quien había tenido su primera menstruación.

La llamada del cielo

Una bandada de pájaros con un color plateado con plumas de cielo lentamente se levantó. Una voz distante con un eco poderoso un vuelo de ángeles reunido. Maria Grazia de los ojos de luz y esperanza,
la tierra batida del sol …

Pobreza

Miserable manera de tocarme midiendo mis latidos cuantas deudas deberás saldar tan mentiroso como tus palabras de amor…

Madame

A los meses se hizo todo en mi contra, y hoy soy un desdichado prisionero, me la pasé en la única ventanilla de la celda, buscando en el cielo un pedacito de alas de la Madame…