Saltar al contenido

A tarde ser

Las horas se me escapan de los dedos y se pierden entre los escombros del tiempo, ¿y tú qué haces? quizás lo mismo de siempre, correr con la brisa, jugar con el sol en las tardes brumosas, sonreír en la noche, desnudar tu cuerpo al rocío de la ducha, impregnar tu olor en la toallita blanca,dejar en el espejo
un recuerdo lívido de tu piel desnuda.

Oda

El mercado internacional sonríe a nuestras peticiones y las “Novellae Constitutiones”* luchan para romper los límites del tiempo que está tocando nuestras heridas…

Verde

Marta tú dirás, soy insistente, me precipito puntualmente a encontrarte, paso bajo el acogedor abrigo de los árboles del parque, y doy vuelta en la esquina, sigo mi paso firme, pero ahora, siento el vaho terrible del sol, el sopor de una mañana caliente me ha obligado a sacarme la chaqueta…

Noticias

Las implicaciones del sueño no son efectivas sin fertilidad. La muerte es fertilidad activa. Es temporal motivación.

Quasi madre

Sábanas nuevas todavía almidonadas comprar juntos mientras paseamos La espera del encuentro el uso aplazado a singletudine. ¡Papá murió hace mucho tiempo!

Ingenieros ancestrales

Tomando café se reprochan entre ustedes el descuido, se dicen que deben echarse agua o hacer lo que sea para no quedarse pegados a la hamaca, que tiempo tendrán para descansar cuando se mueran como lo hacemos nosotros, sus antepasados.

Alas de colibríes

Tengo recuerdos de golosinas los panes de chana los cuentos de miedo de mí Tío Denisse la violina en el balcón Recuerdo la navidad en que el niño Dios no llegó la prima que me enamoró y se fue el día que conocí el mar y también me enamoré…

En primavera

Y caminaré incansable caminaré no sé cuánto para embriagarme de los tenues crepúsculos del universo de las auroras doradasque derraman suavemente la primavera.

Afrodita noventa y nueve

Le falta una luna al amor de esta noche y el diluvio del éxtasis en las mesetas del placer. Recita Safo en el borde de los labios la danza voluptuosa de la vida (pido disculpas si me satisface una sola mirada, el azul de los ojos, la caricia de la languidez en el pecho y la mano que teje novelas sobre el terciopelo de tu pecho).