Saltar al contenido

Cuento

Isabelle encontró a un amigo de su mismo mundo

Para Isabelle, el mundo era como un rompecabezas diferente y hermoso, pero a veces no lograba comprenderlo. A diferencia de sus amigos, Isabelle caminaba siempre en puntillas como si llevara tacones, al emocionarse no paraba de brincar, girar y sacudir sus manos muy rápida y alegremente como un colibrí…

Marita

Marita perteneció a una acaudalada familia de campo, con muchas propiedades y costumbres arraigadas a la vieja usanza, de comprometer a los hijos para casamientos convenientes a los que nadie se le ocurría oponerse.

El lamento de un árbol

Mientras el leñador se alejaba, en su mente rondaba la idea de buscar en el concepto emitido por el sabio cedro. No lo encontró por ningún lado, tal vez por las condiciones del diccionario: vetusto y desojado. Volvió de nuevo donde se ubicaba el cedro con para seguir su labor de corte.

El héroe oscuro de Lili

Lili mi amiga un año mayor que yo iba siempre a casa a ayudarme a cuidar a mi hermanita menor, tenía otra amada hermana, la del medio que en Venezuela estaba con mi abuela y poco venía a vernos, pero sabes que esa es otra historia.

Goajira

Picará una vez más, esta vez sería diferente. Ya no habría más sorpresas, todo estaba fríamente calculado. Entrenaba sus manos y dedos para el movimiento final.

El encuentro inesperado

El dolor avieso ensombrecía sus antiguos ojos ibéricos, y acudían a la mente los escombros de la vida reciente o lejana, atiborrada de cosas postergadas, pero de pronto el aire de nuevo, el espasmo que cesaba y sus ojos sin sombra ni dolor, entonces sí, continuar trepando hasta la casa desde donde Sofía le sonreía tras el vidrio…

Hermanos

Estaba conmovido, como sucede siempre que habla acerca del menor de nosotros; su voz, cansada ya por el peso de los años, sonaba frágil y se notaba el esfuerzo que hacía para no llorar.

Yonna

De repente, te reto a viva voz, quitándome el sombrero que llevo puesto y ondeándotelo a un costado. Acudes a mi encuentro circundando el pio’uy. Haces un giro para que seas reconocida por los asistentes, saludándolos al mismo tiempo.