Poesía

Marimba

¡Eras tú! Yo tenía los instrumentos, la leña seca, la arena, el mar, la luna, la brisa; Pero llegaste tu y me trajiste todo.

Los Alpes

Recógeme la vida dentro del cabello
con el cabello húmedo de tanto secar las lágrimas levítame entre palabras o en fragmentos retórname la niña que fui frente al espejo.

Tierra heredada

Las olas se mueven como mis caderas cangrejos azules se esconden del sol. Con viche celebró por toda mi raza Que hereda su sangre, su lucha y valor. Honrro a los ausentes que dejaron huella. Escucho sus voces como una canción.

Diario amoroso sin fecha

en este páramo andino en la distancia miramos el teatro de la noche las estrellas se han vuelto dibujos símbolos revelaciones de un porvenir nosotros aquí bajo esta sombra oscura de la selva para protegernos de la luna.