Saltar al contenido

Relato

Cuentos de mi barrio

En el marco principal de mi barrio, no solo vivían las familias de más renombre, sino las más numerosas; algunos de los jefes de estas familias hacían alarde de sus glorias pasadas…

Reloj de madera

Ocho sentía el pasillo eterno, e incluso veía como las paredes se alargaban drásticamente frente a él. Quizá el alcohol empezaba a hacer efecto, pero solo había tomado whisky con su amiga Mónica.

Sin título

Desperdicié mi tiempo hablando de ti, diciéndoles a todos que tú no eras así, joder, te defendía a capa y espada como dragón a un castillo, como abeja a una flor, pero te importó un carajo todo lo que di por ti.

Calles egoístas

Más allá unas manos se levantan en una comunión con el viento y mientras cantan un dulce, una cartilla de inglés, de hierbas medicinales, de salvación de las drogas, de una cruz que guía, de lápices y lapiceros, borradores de nata, piden una moneda para comprar un pan,

Hoy… ¡Duele!

El duelo general que se percibe, enrarece el aire y mancha con intensidad la alegría de los seres que habitamos este universo. Hoy, una vez más intento cerrar los ojos y dormir tranquilamente para descansar de la agotadora jornada de trabajo

No podemos amar

No podemos amar cuando condicionamos el cariño de los demás; estamos corriendo el riesgo de sembrar también un poco de rencor, un poco de irreverencia, un poco de: te quiero, pero…

Carla

A medida que me iba acercando más al auxilio de ella, la niebla iba penetrando mis poros, el dolor era insoportable, sentía como mis oídos no podían soportar el ruido…

Madame

A los meses se hizo todo en mi contra, y hoy soy un desdichado prisionero, me la pasé en la única ventanilla de la celda, buscando en el cielo un pedacito de alas de la Madame…