Reseña

De cima a sima

El olor a muerte y olvido eran su cotidianidad; las lágrimas eran la evidencia misma de no haber perdido el sentido y, la ausencia de ellas, lograban el triunfo del sufrimiento;