Saltar al contenido

MI VIEJITA COLOMBIA

Ana Esther Riano

 

MI VIEJITA COLOMBIA

Hace muchos años

 corrían por tus mejillas

lágrimas de felicidad

 cuando tus hijos se abrazaban

como hermanos de verdad,

hoy tus arrugas veo colgar

en tu pálida cara

y tu angustia aumentar

sin poder ocultarla.

Sufres por el hijo ingrato

 que un día se fue,

por aquel que en guerra murió,

 por el secuestrado de ayer

y por el destino de hoy.

No sufras más Colombia mía

 que un día llegará la paz,

la bandera blanca izaremos

como símbolo de hermandad.

Entonces en ronda jugaremos

 los niños de tu hermosa tierra,

un grito fuerte daremos

y que se muera la guerra.

 

 

FRÁGIL MUJER

Mujer incauta

 llena de inocencia pura,

¿por qué tanta locura

dejas en ti sembrar?,

¿acaso no ves el mal

que por todos lados pulula

entregando con premura

ese valioso cristal

que puedes tener guardado

en el más alto pedestal?

 

No te dejes embaucar

 bella e inocente criatura

perdiendo tu frágil figura

que es un templo sagrado

por un castillo banal,

antes de encadenarte

al instinto carnal.

 

refúgiate en lo mejor

que te depara el futuro,

 inclínate por lo más puro

que te dará esplendor,

 así no verás lo oscuro

que pasa a tu alrededor.

 

 Cuando alcances el camino

 de tus ideales asidos

 brindados por el destino

 y aprendas a madurar

 apartando el bien del mal,

 abrirás con ilusión

entregando el amor guardado

 a esa alma gemela

 que espera tu corazón.

 

 

INDÍGENA

Allá en el frío entumecedor de la sierra

o en las espesas y sofocantes montañas

donde sólo se escuchan las melódicas

voces de grillos y chicharras,

donde la orquestada música

de mirlas y sinsontes acompañan

el baile de cigarras

que se mueven al sonido

 de las danzarinas hojas

cayendo en la cascada,

allá donde la noche es visitada

por la luna morena,

las rutilantes estrellas,

el desfile de cocuyos

o relumbrantes luciérnagas,

allá, solo allá

con su maltratada y curtida

Alma buena y guerrera,

vive el tronco milenario

del verdadero origen

de América.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, promedio: 4,93 de 5)
Cargando...

9 comentarios en «Indígena»

  1. YALEYDIS VILORIA NORIEGA

    Que lindo es tenerte de vuelta mi Ana, me cautivo tu bello poema indígena, sabes que Mi viejita Colombia es todo un himno y llamado a la y reconciliación de este país a través de la ternura que proyecta el poema, Felicitaciones.

  2. Ana Esther, amiga una doble alegría, soñaba con este momento y sucedió, leerte siempre es un placer y «Frágil mujer» me encanta y me encanta. Gracias a Dios y bendiciones para tu pluma poética,

Déjanos tu comentario