RECOPILACIÓN

Paula Bucheli Bravo

Techos y Sueños

La paz dibujada

    en el silencio de tu abrazo oscuro,

tal parece

     el tránsito desolado

     que encuentro

     tras la tempestad que,

            se robó uno a uno

            los techos de las casas

            con todos sus sueños.

Sueños Callejeros

Como perros callejeros

deambulan algunos sueños

con andrajosos trapos

escondiendo, tal vez, su verdor.

Pobres,

            tristes,

                        mendigos,

                                          solitarios,

desdeñados de la vida,

perdidos en las urbes.

Como fantasmas proscritos

            Retornan a diario a su casa.

Ocultos,

            Perennes se infiltran

            noche a noche en una citadina

                                                           almohada.

Tu Nombre al Viento

La voz al viento:

tímida, caliente.

 

Dicho al viento

tu nombre adquiere perspectiva:

máximo, circundante,

infinito, prismático,

fluido balsámico,

silicio arrepentido, incluso.

 

Libre eres ahora,

por un fugaz momento; entonces…

vuela en mi boca, revolotea.

Risa, sonrisa,

picardía, cadencia,

decadencia

sin pudor ni vergüenza.

 

Lienzo blanco,

amante insospechada,

en eso me convierte

tu voz eólica madurada.

Revolución Astral

Mujer bronce,

    mujer arruga,

        mujer cana,

            mujer lágrima y dulzura.

 

Confluencia de conjuros infinitos,

            de besos inmortales,

conjunto de mundos inquietos.

Reunión altiva de pesares humanos.

Camino duro lleno de obstáculos.

 

Gema preciosa,

            dulce metal,

                        revolución astral,

torrente, huracán, viento florido,

            rosa lunar.

Mujer… descanso y solaz.

Mariposa Amanecida

No te mueras mi bien.

No seas efímero

            entre las dunas impenetrables

            y arduas de tus candores

            y aflicciones, cachorro.

 

No deslindes tus colores,

            mariposa amanecida,

que ojos descalzos

en el crepúsculo

no podrán seguirte.

 

Vuela, pedestal de sombras,

            fulgor iridiscente de mundos escondidos;

musa creadora de cielos impensados,

coloquio de versos vírgenes…

fluido proteico que aporta a la creación

            sorbos de embriagada placidez

                        y ojos de salvaje fumarola.

Fundición Púrpura

Cuerpos fundidos de grito.

Grito hecho de altura.

Alturas nubladas de clamor.

Clamores vivos…, muertos…

           

Purpúreas palabras

que marcan la cinta

del próximo cantor asesinado.

Ocaso

En esta tarde que ya desaparece,

busqué tus ojos infinitos

y ya habían escapado…

 

Los busqué, pregunté:

            dijeron, que fueron a circundar

la línea etérea del ocaso

y volvieron conjurando el aliento

de las moras y los duraznos.

 

El inconfundible olor de tu piel

desata una revolución paradisíaca:

            la cita ineludible con la desvergüenza,

                        tu puro y físico deseo

                                    y la libertad de mi pecho.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando...

Déjanos tu comentario