POEMA DEL INODORO

Javier Quiñonez Quiroz

 

Plural y multicolor

Justo entre todos los justos.

 

Así soy y seré.

Buenos días mundo

Soy el inodoro

Soporto nalgas de todas las texturas,

De todos los colores,

 De todos los pesos y centavos,

De todos los olores

Y bulliciosos aromas.

 

Por mí pasa lo único apreciable:

¡La mierda!

Unas sólidas

Otras semisólidas

Otras líquidas, muy líquidas,

Y veo los rostros placenteros de la orina.

 

Buenas tardes hombrecillos,

Mujeres y jóvenes,

Conozco sus secretos

Soy el inodoro.

Sé del estruendo sonido

Y la sonrisa de bebé

Que dibujan sus rostros

Mientras cagan.

 

También conozco a otros que padecen y luchan

Se ponen rojos y morados

Hasta que por fin

Suena la masa dura

En mi pequeña laguna

Y brotan una sonrisa de placer y descanso,

Soy muy paciente con ellos.

 

Buenas noches pendejos

Soy el inodoro

El siempre abnegado y sometido inodoro

Soy un ejemplo de ciudadano

Toda la vida aguantando el peso del poder

Recibiendo poco y comiendo mierda,

Pero jamás me revelo

La revolución no es lo mío.

 

Soy el inodoro

Y los recibo a todos con la boca abierta,

Los ejecutivos llegan y salen afanados

A contar muertos

Los ingenieros a construir tumbas

Los conductores a trasladar el hambre

Los maestros a engañar con sueños,

Los vendedores a comerciar mentiras

(Aquí entran también los políticos que hacen todo lo que hacen los demás)

¡Ellos sí que son la mierda, la peor de todas las mierdas!

 

Soy el inodoro

Y los que hacen el aseo

Me bañan, me lavan

Me secan, me acarician,

No lo saben,

Pero cuando se sientan

Beso sus nalgas despacio, despacito

Y cuando se van la nostalgia

Me hace sentir la soledad

De un orinal a media noche.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

1 comentario en «Poema del inodoro»

Déjanos tu comentario