CANCIÓN SILENCIADA

German Vargas

 

La sombra de una hoz opacó la mañana.

Aguas muertas bajaron por el filo de la loma

con pequeños pensamientos desmembrados.

La mala hora se vino encima.

Ele fue violada y desgarrada en el rastrojo,

a i un machete la separó de su tilde;

despellejaron a de y a e con la navaja

y 12 horas dieron a ere de salir del rancho humilde. 

La sombra de una hoz opacó la mañana.

Nubes grises desataron tormentas de sierras y de rifles

destrozando voces y también verdades.  

La vida es poca cosa para los que aman silenciar.

 

Ese cavó su tumba al lado del totumo,

un tiro esperó a o detrás del caserío;

la muerte jugó al blanco con ce

y a i le cambió las vísceras por piedras de río.

 

Con palo a a rompieron su vientre

y con hacha extrajeron su memoria;

un cuchillo deshojó a ele su pecho

y con pala enterraron su historia.

 

La sombra de una hoz opacó la mañana.

Vientos negros golpearon bocas que gritaban lo innombrable.

¡Malaya haber sido piedra en zapatos de dioses asesinos!

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,20 de 5)
Cargando...

Déjanos tu comentario