SOÑANDO SUEÑOS

Rosalba Salazar Gallo

 

VAGABUNDO

Siempre es así, nada cambia.

Llega taciturno el lunes

con la melena revuelta igual que su sentimiento,

con una copla en la boca

la sonrisa trasnochada

y desnuda la guitarra donde vibran todavía

las notas en el silencio…de todo el fin de semana.

 

Qué la vida es…cortitica dice a veces con nostalgia,

entonces, duerme y descansa

y por las tardes el martes, miércoles, jueves y viernes,

bajo el samán del alero

barrunta, mientras le arranca

tonadas a las historias que ha vivido en sus andadas.

 

Creció con todo y…sin nada

ama la noche y el día

reza cuatro padrenuestros con devoción de muchacho,

un fresco tinto se toma antes de ir a la cama,

allí, desnudo de todo sueña, sueña que allá en la montaña

construirá con luceros un rancho a su enamorada.

 

Una hamaca de canciones ella tejerá en las tardes

cuando él hilvane cantares de viento,

besos y dalias.

 

Sueña y sueña el vagabundo, la luna… sonríe y canta

porque a ella también le gustan

las almas enamoradas.

 

 

ANSIEDAD

A mi cuerpo le está,

empezando a doler tu ausencia.

Esta noche viajaré

sobre las alas de un verso

para darte el beso mío

que hace rato tengo preso,

para que esta piel cansada

que te reclama en silencio…

deslizada como sombra

navegue el mar de tu cuerpo.

 

 

DESNUDECES

En la celestina habitación

el hechizo del amor

vistió de rubor mi rostro.

Tus ojos de mi desnudez.

Nuestros cuerpos de deseo.

Mis manos de caricias; y,

tu piel de mis besos.

Vestimos de locura la noche

desnudamos nuestros nombres

nos llamamos…amor.

De resuellos se vistió la voz.

Me vestí de ti y tú de mí

fue traje furtivo, fugaz,

pero eterno en el recuerdo.

Ardió nuestra desnudez

con la incandescente lava

de aquel volcán rugiente.

Lentamente…nos vestimos de ternura

y somnolencia macilenta…

como viste de ocaso el horizonte.

 

 

VOLVERÁS

Lo pregunta al graznido de las aves marinas

cuando agoniza el día que ceba su congoja

expectante la lumbre se apaga en la ventana

y un réquiem de gaviotas pasan buscando nido.

Lozana cual flor de recién primavera

taciturna mujer absorta en los antojos

se muere vislumbrando las jarcias del recuerdo

que en el vetusto muelle olvidó el marinero.

Asomada al postigo arrecia su esperanza

los rezos cual badajo tañendo las campanas

sus dos pequeños mares escrutan compungidos

el piélago que besa los cerros moribundos.

Así, envejece el tiempo de sales y murmullos,

el velero no llega…la pregunta resiste

¿Volverás algún día?

 

 

Soñando Sueños

Soñé que soñaba sueños

cuando el sueño me invadía,

soñando sueños soñaba que en un sueño yo vivía.

Que eran los campos soñados de verde sueños soñé.

Soñaba que las ciudades

soñaban la paz de ayer.

Soñando sueños soñaba sueños blancos, rosa y lila, de ensueños yo me llenaba cuando el sueño me invadía.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando...

2 comentarios en «Soñando sueños»

  1. Roberto Enriquez izquierdo

    Se siente la melodía, la mística en la belleza de tus palabras. Tus poemas son novedosos y de gran inspiración, Rosalba. Me gusto mucho tu poema: Soñando Sueños. Gracias por compartir. Felicitaciones.

Déjanos tu comentario