ACRÓSTICO

J. Mauricio Chaves Bustos

 

Ex – excomunión

Fuera de toda ilusión
se encontraba mi alma
vagando
por entre
los
túneles de la búsqueda
Figura más del almanaque
coleccionista del desconocimiento
engrosando los papeles del infortunio
Ingrata época
llena
de
fechas y más fechas
que
me
recordaban
al
tiempo

Fuera de mi época
fuera del antes de conocerte
me preguntaba
me impregnaba
de dudas
desaciertos
afanes
de
anonimato
Dentro de ti
he podido borrar el tiempo
Y ahora
me paseo en la era de la infinita felicidad
Mujer Eros.

 

 

Como los girasoles de Van Gogh


Somos girasoles
amantes
fuertes
románticos
¡Concéntricos
siempre
a
la aventura
del
amor!

 

 

Conversión

Cuenta siempre
con
este caprichoso yo
dispuesto
a ser
complaciente
nosotros.

 

 

Inmensidad

Te amo
como amo
la inmensa libertad del mar
de las estrellas
del sol
del viento
que eres tú misma.

 

 

La Candelaria

Misteriosas
excitantes
llorosas
reinantes
son las calles de La Candelaria
testigas de nuestro amor
Ellas
los fantasmas
cupido
y hasta Satán…
Compañera
en nuestro amor profundo
La vieja Santafé
que despierta su fantasía
para prestárnosla
a los dos
¡Locos amantes!

 

 

Carpe Diem

Hoy me contradigo:
carpe diem
te decía sin miedo
Hoy quisiera ser
Cronos
para dibujarnos
en las clepsidras
que marcan
la
eternidad.

 

 

Divina aparición

Imagen que inquietas
el espejo
de mi entrega
Figura que te deslizas
libremente
por entre los senderos de mi esencia
Ilusión que cobijas
todos mis tiempos
letra viva
que escribes mi historia
Idea que mantienes
en
permanente
vigilia
el
placer
del
recuerdo

Incógnita que destrozas mi calma
duda que no puedo esclarecer
mujer
que
acompañas
estas
instancias
de
mi
cuerpo.

 

 

Escolástica

Soy
un pobre aprendiz,
el novicio que se somete
a la sapiencia de tu belleza,
siervo
que acepta el báculo de tu guía.
Me
eres
todos
los
secretos
del
amor.

 


Salve

Salve,
reina y mujer:
vida,
placer
y complacencia.
Salve,
a ti clamo
apasionado de tu amor;
a ti clamo
soñando
y jadeando
en tu cuerpo deleitante.
Ea pues,
mujer y amante mía,
vuelve hacia mí
ese,
tu cuerpo maravilloso,
y después
de la entrega

muéstrame tus sueños,
fruto bendito de la lujuria.
¡Oh amante!
¡Oh dadivosa!
¡Oh dulce virgen!
Para que vuelva a ser
digno de
tu virginal entrega.

 

 

Acróstico No. 1

Con
loca
ansia:
Unidos
dadivosos
inmersos
amantes

Muerto
anhelante
ubicado
risueño
ilusionado
complaciente
imbuido
obsesionado.

 

 

Acróstico No. 2

Con
mucha
locura
ardo
ansío
unirnos
ungirnos
relajarnos como
dioses
inmortales
inmersos
concentrados
Amándonos
inventando
otros mundos del universo llamado Eros.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando...

Déjanos tu comentario