RITUAL

Elbert Romero Barrios

 

Un sutil beso furtivo abrió las puertas

para que un par de cerebros y de corazones

se conectarán configurándose en uno.

Estos, alborotando la cordura,

dieron luces a una cándida simiente,

pero, un simple amago de cobardía

y complicidad manifiesta, condujo de manera trémula,

la punta de los dedos de una fría mano,

a la manipulación de una manecilla,

para que un sueño de manera abrupta colapsara

viajando en remolino escarlata, sin retorno,

por los laberintos infinitos de la fría

y ovalada loza, donde cada mañana

el ser humano se sienta no solo a meditar.

 

2 comentarios en «Ritual»

Déjanos tu comentario