Saltar al contenido

ILARIA

Alessandro Ramberti

 

Armanda

Ahora que te estás desvaneciendo
la sangre sin movimiento
la mirada soñadora
los músculos debilitados
ya eres tu voluntad
las palabras se asientan en los arroyos
pocas y saltarinas como gorriones
el cielo es plomo lívido
al anochecer somos una caja de resonancia
de respiros que se van lejos
mientras se eleva la secuoya más alta
llevando su savia a la cima
con las raíces sondeando el campo
de la memoria el pozo que conserva
el enredo luminoso del amor.

 

 

Beatriz

Hay paredes
que se abren a través de
portales que hunden el corazón
mientras las flores nos traen el olor
del tiempo y el cielo
se hunde en el valle
donde se junta el destino
de todo viajero.
Antes de la tarde
se hacen sentir
los versos que endulzan
el crepúsculo
y mecen nuestras
palabras secretas

 

 

Ilaria

Hay un algoritmo en nosotros
multiplica las cosas
que cosen los abismos entre los cuerpos
o construye murallas
de pensamientos sin encanto
es un pequeño programa sin masa
luminosa que estira nuestras mejillas
sonríe, fomentando la empatía –
nos invita a involucrarnos
de lo contrario, simplemente se sienta allí inerte
en lo más profundo de nosotros mismos, llamada
latente para florecer de nuevo.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Déjanos tu comentario