HILANDO ESPERANZAS

Abel Rivera García

 

EL ÚLTIMO VERSO

Hoy que mis sienes se tiñen de plata

y la prudencia de los años dirige mis pasos,

valoro el sosiego de un lar y un cariño

y me atrevo a trocar amor por tranquilidad;

a navegar por mares de fantasía,

con la esperanza de encontrar en ti

la flor del verso de mi última poesía.

Mi vida ha descrito el arco existencial

y mis pasos me llevan al poniente entre neblinas;

con las alas del valor entorpecidas,

mi vuelo es rasante sobre rocas y cardos con espinas.

Cariño mío, acompáñame a vivir,

a volar a tu lado por cielos de felicidad;

que tu sombra ilumine mis ideas,

para endulzar con gracia mis poesías,

y que tus besos sean el bálsamo de mis penas.

¡Qué hermoso es el sol en mi ocaso,

entre nubes doradas por tu luz!

 

 

SI TE MARCHAS

¡Vaya! ¡Cómo cambian los vientos!

Si fue ayer que nos amamos

y tan dulce nos besamos;

todo en tan breve tiempo.

¿Por qué así, tan de improviso,

para siempre te has marchado?

¿Y de qué vale el compromiso,

de un amor que pro indiviso,

yo por siempre te he entregado?

¿Díme, como yo he de vivir,

si no siento de tus labios

lo que fue una dulce miel

que libaba sin resabios?

Si eras de mis poemas aliento,

mi musa y aun mi sustento.

¿Cómo impulsar mi bajel

por los mares tormentosos

a los que me enfrento hoy

sin tu fanal luminoso?

¡Triste ruta en la que voy!

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

1 comentario en «Hilando esperanzas»

Déjanos tu comentario