POEMAS DE BABILONIA

Michael Babilonia Florez

 

FANTASMAS

Tengo en mi mente un puñado

de sueños que vagan silenciosos

esquivando el olvido.

Se fraguan en mis cuevas cerebrales

las letras temblorosas de un poema que

brilla sin necesidad de luz

en medio de mis penumbras.

Fantasmas.

Inservibles

como plegarias a una divinidad de roca

Eternos,

como dioses de antier.

Desvarío,

y me llega el recuerdo de algunas golondrinas

que con sus alas despeinaron la rutina

de un atardecer sombrío,

entre el borde del agua

y el cielo anémico

de un abril lejano.

Sonrío…

a pesar del olvido,

a pesar del insomnio.

Fantasmas.

Etéreos,

 vivos,

dulces,

moribundos,

dueños de mí.

 

 

LÚGUBRE

La oscuridad arropa mi insomnio,
enciendo un cigarro para hacerle frente al frío,
y lleno de cáncer mis pulmones ahora que tu aroma no está.


Me invade el deseo de acariciar tu boca,
Mi cuerpo te anhela, preciso catar tu aliento.  
Me fumo un par de cigarros para beberme en su humo
los besos que ya no me das. 

Me invade el deseo de abrazarte,
me ahogo en las ganas de sentir tu piel,
me hundo en este apetito de abrazarte que es tan fuerte como una herida,
como un adiós,
como la muerte.

 

 

DESESPERANZA

Pinceles invisibles dibujan peces

que no encuentran agua,
pájaros sin alas;
sueños que mueren de sed,
besos que no anidaron en otra boca.

El viento desgaja las flores
de un roble indefenso a orillas del río,
anhelos que el Sinú se llevó al olvido.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,88 de 5)
Cargando...

1 comentario en «Poemas de Babilonia»

Déjanos tu comentario