Saltar al contenido

ES EL CAFÉ

Ana Lucía Beltrán

 

Olas jardineras

Acudo de tu nombre

que es de alto estado,

vengo tropezando

con esos tus ojos

que me encajan canciones.

 

Iba a dejarlo ya por visto

por si acaso te ocurría algún delirio,

incluso la luna me atacaba de trasnoches

así mis sueños no te servían de maceta,

pero mi río desbordaba de temores

y sus aguas reflejaban primaveras

para que en ellas tú existieras.

 

Mi cielo lloraba de tristeza

pero tus olas nunca fueron jardineras,

ellas mandaban solo inviernos

y de mis plantas mataban su sosiego.

 

De la Tierra yo quería cambiar los tiempos

más tu guitarra nunca fue a mis compases

y con esas olas ni cómo hacer las paces,

me terminé quedando como antes.

 

 

Es el café

Sea o no un decreto

no hace falta guardar secretos.

Calles que ruedan sin fin,

sol que solo da al jardín,

se acorta la distancia solo con tu voz oír.

No solo porque ahora no puedo dormir,

cada noche suele ser así.

 

No hay sapos en las ventanas

y no lo digo porque quiera un cuento de hadas

solo que no se me ha caído ninguna pestaña.

Supongo que no hay mucho que decir,

tu mar de mensajes me deja vivir.

Y, solo por dejarlo hasta aquí

diré que por el café no puedo dormir.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando...

2 comentarios en «Es el café»

Déjanos tu comentario