Saltar al contenido

ALAS DE COLIBRÍES

Leonardo Petro

 

CON VOS HASTA QUE MUERA

De niño siempre quise unos zapatos azules

en tela de jeans

desde entonces los busqué en cada viaje que hice

desde el norte hasta tierra santa

en cada plaza, en cada mercado

en cada aeropuerto, en cada tren

los busqué sin suerte hasta que me resigné

quedaron relegados al mundo de los sueños.

 

Una noche a los 35 años a la habitación de un hotel

donde descansaba después de viaje de lejanías

llegó a mis manos una caja y ¡ah sorpresa!

contenía los zapatos más lindos de mi vida

los que siempre soñé de niño

unas botas azul zafiro en tela de jeans

te juro que los besé hasta la mañana siguiente

los utilicé de almohada

y me juré cuidarlos

porque no sabía en qué parte del mundo

volvería encontrar otros iguales.

 

Ya va hacer un año que tengo los zapatos de mis sueños

a veces duermen conmigo pegados a mi piel

me acompañan en cada viaje

a veces camino de rodilla para que no se gasten

a veces reímos y también lloramos de tristeza

pero en ellos tuvo la alegría su mejor canción.

 

Me ayudan a domar mis leones

nos damos las manos

nos dormimos al tiempo

hasta me cantan y me dan los buenos días.

 

Cuando queremos desconectarnos del mundo

vamos al mar

a nuestro pequeño campamento de verano

aunque yo a veces los dejo abandonados en la playa

como una excusa para siempre volver al mar.

 

 

ALAS DE COLIBRÍES

Hoy sentí que me he empezado a poner viejo

estoy cruzando el umbral del dolor

recordando cosas que nunca más

recordando cosas que quiero y que no

Es un dolor al que le temo

pero me seduce el abismo a su balcón

como el canto de la sirena

como la sonrisa del amigo que apuñala sin razón

Tengo recuerdos de golosinas

los panes de chana

los cuentos de miedo de mí Tío Denisse

la violina en el balcón

Recuerdo la navidad en que el niño Dios no llegó

la prima que me enamoró y se fue

el día que conocí el mar y también me enamoré

Siento que mi vida es el celofán de un barrilete que jamás voló

heridas hipertrofiadas, a la intemperie

el dolor inexplicable de la amada sin el amante

el amanecer que nos perdimos

infidelidades innecesarias

inexplicables

dolores cercanos y parecidos a la muerte

el corazón en flecos

palabras que no sirven de consuelo

el precio de los años

el dolor y el miedo de volver donde fuimos felices

la última soledad

el colibrí que no puedes tocar

porque se muere de la rabia

el corazón irremendable

la nieve de los años

juguetes reliquia

martillos y clavos que atraviesan las yemas de los dedos y

se extienden más allá de los abrazos

recuerdos que se marchan alas del colibríes

la última soledad.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

1 comentario en «Alas de colibríes»

Déjanos tu comentario