VIAJE EN GLOBO

Johana Campos

 

Matemáticamente

¿Quieres que te sume?

Entonces deja de hacer que me multiplique.

Me hago fracción si no te veo y entero cuando apareces.

Me hago un ocho cuando callas y el infinito cuando tu voz me abraza.

Si uno más uno es un par,

entonces no quiero sumar,

solo déjame ser contigo uno.

 

 

Menos por menos da más

Era tan oscuro como la noche,

tan frío como la nieve

y tan triste como la lluvia.

Amé su silencio,

Adoré su soledad y

Me sumergí en su penumbra

Y fuimos luz,

fuimos sol,

fuimos fuego.

 

 

¡Cuando dijimos no más!

Que era tu mundo, el todo por el cual darías la vida. Que no habría mal que a mí llegara y que no conocería el dolor por tu causa.

Que conquisté por mérito ese trono deseado al que bautizaste «tuya» y que leal cual soldado te entregarías a mil guerras solo por defender mi nombre.

Infinitas promesas perdidas en la ira de un equívoco y hechas polvo con el afán de perseguir la engañosa libertad.

Atrás quedó el esfuerzo, el sudor incesante de las batallas cotidianas que agotaba nuestros cuerpos pero que fortalecía la sagrada unión.

Dijimos adiós, pero con la mirada fue un «hasta pronto».

Mi cuerpo aún persigue el rastro de tu piel, la memoria de mis labios reclama tu beso y mis ojos ya no brillan ante ninguna otra luz que no sea la de tu alma.

Víctimas incontables por mi causa y la tuya y tiernas voces pidiendo una consideración.

Egoístas, eso somos.

Dueños de nadie con derecho a todo.

Titiriteros insensibles, escasos de razón y ensimismados de su inocencia. Jueces por naturaleza sin la intención de cambiar el paradigma, en una incansable búsqueda del culpable.

¿Aún hay amor?

Pregunta inclemente que aturde y hace parir dudas de lo que parecía seguro.

¡Un sacrificio merece!

A diferencia del gato que presume sus siete vidas, yo daría la única que tengo por sacar del fango lo que en un tiempo me dio alegría y satisfacción. Y tú, amado orgulloso, ¿qué has de sacrificar? Sin duda tu indiferencia es la respuesta que nunca quiero escuchar.

 

 

Viaje en globo

Solté los sacos de arena y me dispuse a llegar muy lejos. Me vestí de colores y de vientos.

Atrás dejé los árboles, las piedras y los miedos.

Llené de aire cálido mis pulmones para sellar una promesa y guardé celosamente esa estrella que pusiste en mi cabeza.

Y volé.

Volé muy alto, tan alto como quisiste.

Nunca fui tan plena como cuando me adentré en la vieja canastilla donde escondías tus sueños,

Sueños que hice míos y que nos esperan surcando las nubes.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

1 comentario en «Viaje en globo»

Déjanos tu comentario