¡VIVE!

Patricia Oropeza

 

AMOR INFINITO

Enamorada vive la princesa, llorando con su alma contenida, espera el regreso de su amado, sentada en una fría esquina. En su mente revive los recuerdos de un amor dulce y sin sosiego, que ha prometido su regreso sin falta al terminar los deberes de su hombría.

Regresa mi amado no me dejes llorando en este mundo tu partida.

La guerra cruel y despiadada, la vida al príncipe arrebata, destruye dentro del corazón la fe y  esperanza de la niña.

Entrega sus penas a ese río, que en sus frías aguas las acaba, termina de un tajo su destino sin dudar ni un segundo por su vida.

El amor que a ella acompaña, la reúne con su hombre en otra vida, donde juntos disfrutan por fin ser uno en armonía.

 

 

MI AMADA PARVATI

El camino hacia ti es inexorable, lo permito, lo creo, lo insinúo con un suave roce.

Todo mi ser busca el elíxir de tu ser,

el elíxir de vida que compartes conmigo.

Lo atraigo, lo agradezco, me fundo contigo y en un instante volvemos a crear el Universo.

De la infinita y poderosa creación somos el fuego eterno, vibrante y pleno, fúndete en mí sin miedo.

De puntillas te regalo un beso que seduce hasta tu alma, tus brazos me sostienen, tu pecho se arrebata, el corazón casi se sale cuando me amas sin pausa.

Como un cosquilleo siento tus besos que llueven sobre mí sin fin, tus manos firmes con mi voluntad arrasan y me entrego toda sin ponerte trabas.

Escucho mi nombre salir de tu boca, mi amada Parvati eres una diosa.

 

 

¡AVANZA!

Inquieta pequeña de anhelos intensos, de mente punzante que corta tus vuelos.

No pares ahora, redobla el esfuerzo, la meta está cerca, tu límite el cielo.

Rebusca en tu vida,

retoma tu sueño, abre las alas y remonta el vuelo.

Abre los ojos, disfruta el paseo, sin prisa y sin pausa, es tuyo el momento.

Inquieta pequeña, no mires al suelo, emprende tu viaje sin seguir consejo.

 

 

¡VIVE!

El día que trascienda no quiero conmigo dolores ni penas.

Quiero tus risas, canciones, orquesta y que me despidan con palabras tiernas.

Te pido alegría, fe y entereza, pues en ese instante la verdadera vida empieza.

El día que trascienda entrega mi polvo a la Madre Tierra, quien sea libre como ave viajera.

No frenes tu vuelo, no vivas en pena, suéltame de un tajo a la vida eterna.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (42 votos, promedio: 4,40 de 5)
Cargando...

28 comentarios en «¡Vive!»

  1. Que bonitos poemas, me llenó el alma de emociones es cómo un rayito de luz que entra por tu corazón, muchas felicidades a los escritores y en especial a Patricia Oropeza, un fuerte abrazo y sigan con esta dedicación siempre, los felicito.

  2. Hermosaaa, grande, cómo solo tú lo puedes ser, lo que escribes es lo que sale de tú bello corazón, puro ser de luz, me siento orgullosa de llamarme tú amiga, te amo,gracias a Dios por coincidir en esta vida

      1. Rosa Monica Navarrete Rojas

        Patita mi corazón se ensancha al leer tus hermosos escritos, doy gracias a Dios el haberte conocido y compartido contigo y tu linda familia,… sigue escribiendo lo que nace de tu alma, Muchas Bendiciones por tu gran talento!!!

Déjanos tu comentario